22 feb. 2013

Vivimos en un cuento de hadas


Cuando veo una chaqueta roja, pienso en Caperucita Roja. Cuando alguien habla de conejos blancos, inmediatamente recuerdo al conejo con prisas de Alicia en el País de las Maravillas. Cuando me encuentro con un niño con gafas redonditas, en realidad estoy viendo a Harry Potter. Cuando la frutería se llena de manzanas rojas, casi busco con la mirada a la bruja de Blancanieves. Cuando visito un pueblecito costero, me imagino que soy una más de Los Cinco. Cuando conozco a tipas raras y maravillosas, me acuerdo de Amélie Nothomb. Cuando paseo por el parque y los pájaros se ponen a cantar, saboreo la Arena de Los juegos del hambre. Cuando veo ciervos, los llamo bambis.

¿No os pasa a vosotros también?

18 comentarios :

  1. El otro día iba un Weasley en el autobús ;) Estuve a punto de preguntarle por Ron y compañía: siempre han sido ellos mis favoritos... Besos.

    ResponderEliminar
  2. Lo de llamar Bambi a los ciervos lo he hecho miles de veces, sobre todo a los niños pequeños, y eso que me gusta enseñarles a llamar cada cosa por su nombre, pero no puedo evitar la tentación de decirle "¡mira un Bambi!". Hemos crecido con eso y pienso que deberíamos estar agradecidos, porque hay niños que con lo que crecen no es digno de recordar.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Coño! Si yo no paro de ver sinsajos por la ciudad!!! Tienes que haberlos visto tú también. Es que no hay otra: SON sinsajos.

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué si me pasa? Y tanto que me han pasado ese tipo de cosas. Por ejemplo, hace tiempo a una amiga le regalaron un hámster al que llamó Ron y yo le preguntara si le puso así por el personaje de Harry Potter. Hay tantísimas cosas que relaciono con libros, y de hecho, me encanta hacerlo :)
    Besos ^^

    ResponderEliminar
  5. Amelie Nothomb es amor ♥ pero ains uno no deja de relacionarlo!

    ResponderEliminar
  6. Síííí y es genial ver más allá de lo que muestran los ojos :D

    ResponderEliminar
  7. Bonita entrada porque sí, los lectores vivimos en cuentos de hadas...lo de la manzana es geial, cada vez que compro y encuentro una roja que me atrae pienso en Blancanieves, cuando hay que regresar temprano o hay zapatos involucrados pienso en Cenicienta, y aí sucesivamente....Los libros me echaron a perder y amo que sea así.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Gran verdad!! El mundo real no se diferencia tanto de los cuentos de hadas. En los dos lugares hay buenos y malos.

    ResponderEliminar
  9. Si la verdad es que cada uno podemos ver el mundo que queremos a través de nuestros propios ojos. Es la maravillosa forma en la que podemos ver las cosas. Como todo en la vida es una cuestión de actitud. ;)

    ResponderEliminar
  10. Es culpa de los libros. Al final nos encanta vivir así.

    ¡Saludos! Buenas noches.

    ResponderEliminar
  11. A mí me pasa lo de pensar en Caperucita cada vez que veo una chaqueta-capucha roja, y lo de que me sea inevitable acordarme de Harry Potter cada vez que veo a un niño de gafas redondas :)
    Y, por supuesto, a los ciervos siempre los llamo Bambis :3

    ResponderEliminar