28 feb. 2013

Literatura juvenil inapropiada


¿Qué hace que un tema sea inapropiado o gratuito en un libro juvenil?

La televisión es la ventana al mundo más rápida y de fácil acceso que tenemos, y en ella sale de todo, hasta lo más turbio y repulsivo. Pero no ocurre lo mismo en la literatura juvenil, aunque sólo es así porque no se lo permitimos. ¿Deberíamos aflojar un poco? Editoriales, asociaciones,  grupos religiosos, instituciones, colegios, bibliotecas, librerías, padres, profesores, escritores, lectores...

Por irnos al caso que más podría sorprender, en Estados Unidos se siguen censurando libros cada año. Han entrado en la lista, a veces más de una vez: Crepúsculo, Harry Potter, La brújula dorada, Los diarios de Georgia NicolsonLa Casa de la Noche, Las aventuras de Huckleberry Finn, El diario de Ana FrankEl Capitán CalzoncillosLas ventajas de ser un marginado... Este último libro, de hecho, no lo venden en una de mis librerías favoritas porque les parece demasiado atrevido.

Está claro que tiene que haber un límite, que hay que tener cuidado con las apologías y que la violencia por la violencia no puede justificarse, pero también está claro que los límites están muchas veces mal entendidos. Además, ¿no dicen que las reglas fueron hechas para romperse?

La literatura juvenil está pidiendo a gritos que la liberen, ¿os apuntáis al reto?

14 comentarios :

  1. Bueno, en Estados Unidos "Manolito Gafotas" también ha sido censurado...

    Yo me apunto al reto de liberar a la LJ. ¡¡Toca romper cadenas!!

    ResponderEliminar
  2. Creo que tienes mucha razón, ya es hora de que salgan libros que hagan pensar a l@s adolescentes, que les planteen temas nuevos y preguntas que hacerse (como Las ventajas de ser un marginado) que les muestren unos valores (como Harry Potter) y que les enseñen la realidad de la política y los hechos del pasado (Anna Frank). Últimamente me da la sensación de que los únicos libros juveniles que dejan que triunfen son aquellos que van exclusivamente para encandilar adolescentes, con una historia de amor, un mundo distopico y una protagonista que sigue los mismos cánones una y otra vez (Divergente, Los juegos del Hambre, Hermosas criaturas...). La censura es el camino mas fácil para impedir que los jóvenes piensen por si mismos y tener a la población controlada, y por hechos históricos es sabido que los libros y el conocimiento son armas potentes contra esta censura.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que no quieren que los jóvenes y no tan jóvenes pensemos... Peligroso.

      Eliminar
  3. La literatura juvenil no necesita liberarse de las restricciones sino de la categoría "infantil" en la que la meten, pues esa es la causa de todas las censuras. Los libros juveniles deberían comenzar en un público de edad adolescente, maduro y con mentalidad crítica, además de no tener un límite de edad.
    Es vergonzoso ir a buscar libros como, por ejemplo, los juegos del hambre, y encontrarlo en la sección infantil, junto a libros de ilustraciones para niños de 3 años.
    Hay que empezar a distinguir: juvenil NO ES infantil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ese es un gran fallo. Otro es que subestiman demasiado al público joven :(.

      Eliminar
  4. Buen día Alba :)
    Hablas con toda razón, ya que no puedo imaginar otra cosa más enriquecedora que leer un libro, aunque sea uno no muy bueno; siempre te dejan con algo que te ayuda a crecer como persona.
    Si se quiere llegar al caso de la censura como para "proteger la moral" (o lo que se quiera), habría que mirar en muchos otros aspectos, hasta en la vida cotidiana; es decir, no me vengan con eso de que no se dice malas palabras delante de un niño, seguro él/ella conoce más que yo. Con ese criterio, nadie debería mirar las noticias hasta ser mayor de edad, quizá? Creo que en un punto entra todo en la misma bolsa.

    Un beso y un abrazo (y otra vez, felicidades por este blog porque simplemente ENCANTA) :D

    ResponderEliminar
  5. Es una pena que siga habiendo censura en la literatura juvenil cuando es ésta precisamente la que no debería tener prejuicios ni nada parecido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final es lo de siempre: el miedo a lo desconocido.

      Eliminar
  6. Coincido, mientras la televisión hace gala de lo más crudo, en un libro juvenil no dejan poner siquira "malas palabras". ¿Qué está pasando?

    ResponderEliminar
  7. Increible que aun los censuren. Es que son libros que no tienen gran contenido violento o sexual. realmente en que están pensando xD

    ResponderEliminar
  8. Yo la verdad es que mantengo una posición bastante radical en este aspecto. Creo firmemente en la libertad creativa ABSOLUTA, en el destierro eterno de la censura. En enterrar muy profundo las consideraciones sobre la protección del lector. Estoy convencida de que, cuando actuamos así, lo que estamos intentando es protegernos a nosotros mismos más a que los lectores potenciales (niños y jóvenes, se entiende). Las capacidades de compresión y asimilación evolucionan, lógicamente, a lo largo de la vida. Pero no encuentro que ese hecho justifique la actitud paternalista con los más jóvenes en relación con el arte. Habrá lectores que queden muy impresionados con ciertas lecturas, incluso traumados (coño, yo sufrí un colapso la primera vez que vi Eduardo Manostijeras, y ya me dirás tú...), pero esos shocks tendrán mucho que ver con lo intricado de la mente individualísima de ese lector, y muy poco con los fantasmas colectivos que nos empeñamos en colgarle a la infancia.

    Ya he dicho que mi postura es muy radical, jeje. Sobre este tema, me ha parecido interesantísimo el post de Elsa Aguiar de esta semana: http://editarenvozalta.wordpress.com/2013/02/24/proteger-o-protegernos/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ole y ole. ¡Que te oigan!

      Me guardo el post, mil gracias ;). Besos y más besos, Kyra.

      Eliminar