12 feb. 2013

"Finnikin de la Roca", de Melina Marchetta (2012)

De niño Finnikin de la Roca tuvo dos mejores amigos: Lucian de los Montes y el príncipe Balthazar. Los tres eran uña y carne, y se dedicaban a pasearse a sus anchas por el reino de Lumatere, jugando a atrapar al Lobo Plateado y haciendo rabiar a la pequeña princesa Isaboe. Pero todo eso terminó el día en el que llegó un rey impostor que, junto a sus hombres, quemó, violó, masacró y destrozó. Desde entonces una maldición mantiene el reino encerrado en una burbuja impenetrable. Finnikin pudo escapar a tiempo, pero no todos los lumateranos corrieron su misma suerte. Ahora, diez años después, el joven recorre el resto del continente buscando una segunda patria para los suyos. Hasta que conoce a la novicia Evanjalin, que asegura que Balthazar sigue vivo. Ha llegado la hora de recuperar Lumatere.

Melina Marchetta es una mujer inteligente y una escritora muy capaz. Tiene estilo propio, hila fino, hace reír incluso en los momentos más crudos y es una artista del "decir pero no contar". Sus personajes son la verdadera chispa de la historia, emocionantes y carismáticos hasta echarse a temblar. Melina los maneja con habilidad, ofreciendo siempre las dosis justas de intriga, miseria, romance y misticismo.

Las constantes faltas de ortografía son lo único que puede estropear la novela. Son tan básicas que entorpecen la lectura y demuestran, una vez más, que las editoriales españolas no parecen tener en plantilla a correctores que de verdad sepan lo que hacen.

Dejando al margen esta pata coja, Finnikin de la Roca. Las crónicas de Lumatere I es un libro absolutamente recomendable: ágil, ácido, atrevido y conmovedor. Por el momento la saga la forman tres títulos y un spin-off, aunque con leer esta primera novela sería suficiente.

12 comentarios :

  1. Me lo empecé y como no me enganchó demasiado, pasé a otro... y ahora me arrepiento. Le daré otra oportunidad. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. mE GUSTARIA LEERLO ;) he oido hablar bien de la autora.

    ResponderEliminar
  3. Ni correctores ni traductores decentes por lo que parece. No quiero ser mala, pero chica, es que me terminé hace nada La esfera (mira por donde, también es de Molino) y no solo la traducción es pésima, sino que está repleto de erratas y faltas. Qué triste T__T (podría hacer una lista con todos los libros que pecan de lo mismo).

    En fin, que tengo muchas ganas de leer este libro, y más si el primero se podría considerar más o menos autoconclusivo.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Últimamente Molino y Alfaguara se llevan la palma, madre mía...

      Eliminar
  4. PUes yo ni lo conocía...vamos, ni me sonaba el nombre!!!
    Me llama que no tengas que leer las siguientes partes necesariamente....que estoy algo harta de las sagas.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Lo tengo pendiente junto con su segunda parte, pero me esperaré al menos a saber la fecha de publicación del tercer libro para ponerme con ellos.
    Eso sí, he leído pocas críticas, pero todas muy buenas, lo cuál incrementa aún más mis ganas de leerlo.
    Me alegro de que te haya gustado a pesar de las faltas de ortografía.
    ¡Un beso! =)

    ResponderEliminar
  6. Coincido contigo en que el libro está genial, me enamoraron todos los personajes sobre todo Finnikin y Evanjalin. Además que la historia me encantó, me pareció precioso ver el amor que los lumateranos tenían a su tierra y como se negaban a establecerse en ningún otro lugar.

    Eso sí muuuchos fallos ortográficos :/

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Visto lo visto, me alegro de haberlo leído en inglés. Recuerdo que me gustó, aunque menos que "En el camino de Jellicoe", que me parece un libro redondo en todos los aspectos. Melina Marchetta es una grande.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. El argumento no me atrae mucho ahora mismo...estoy con otros libros de aventuras. Quizás en otra ocasión. Besos.

    ResponderEliminar
  9. ¡¿Faltas de ortografía?! Por favor, mándamelas para comprobarlo y que se corrija.
    Gracias,
    Noemí.

    ResponderEliminar