19 nov. 2012

Jordi Sierra i Fabra y la censura en la literatura juvenil

Hace un tiempo, en uno de los especiales de la revista Literaturas.com, varios autores de literatura juvenil se tuvieron que mojar con cuestiones tan peliagudas como la violencia, el sexo y la censura en la LJ. 

¿Queréis saber qué dijo Jordi Sierra i Fabra sobre la censura en la literatura infantil y juvenil?

"(...) Estoy acojonadísimo. Hay menos libertad ahora que hace 20 años. Ana María Machado, Premio Andersen, dijo el año pasado que en España no hay libertad creativa porque los escritores están demasiado supeditados a las editoriales y estas a los colegios. Y tiene razón. Hay ejemplos para dar y vender. Es terrible. Novelas prohibidas porque una chica encuentra un preservativo en la habitación de sus padres, hechos delirantes como que un chico no puede tomar una cerveza en un libro porque es mejor que salga que toma Coca-Cola... Se está falseando la realidad, es brutal. Mi libro sobre el lesbianismo tuvo que ganar un premio para ser editado, porque les daba miedo. Y [para] el del sida ni siquiera tengo editorial. Pero no sólo es la censura que se impone, lo de no meter tacos y cosa así, con lo cual se altera [la] verdad de la vida (¿dos chicos borrachos y gamberros hablan con florituras verbales? ¡Anda ya!), se trata también de la autocensura. Muchos escritores me han dicho sabiendo que yo soy beligerante con el tema: Jordi, tú escribes mucho, puedes arriesgarte, porque si no publicas un libro, tienes otros, pero yo escribo uno o dos al año, y si no lo publico pierdo ingresos y no tengo obra ese año, así que no me arriesgo. ¡Esto es autocensura, y es dramático! Y esto lo grito yo, precisamente porque puedo, porque no tengo excesivos problemas en publicar. Por eso me quejo. Luego la crítica dice que los autores españoles no arriesgan, no buscan temas nuevos, ¡coño! (esto es un taco), ¿cómo van a buscarlos y a arriesgarse? (...)"

Así me gusta, verdades como puños. ¿Queréis más? Clic aquí.

19 comentarios :

  1. yo no sé de que se asustan si la tele enseña cosas peores, ademas los adolescentes de hoy en día no son tontos, se saben todas las palabrotas incluso saben decirla en otros idiomas ... por otra parte mmm los españoles somos gente caliente, que la gente se asuste con los condones ... buff no me lo puedo creer si es lo más normal del mundo lo raro y estúpido seria no usarlos ... no sé chicos quizás estoy equivocada pero no os parece estúpido este tipo de censura ok ok no le vamos a poner a un libro juvenil escenas de sexo explicitas porque ya no seria considerado juvenil ni vamos hacer que nuestro protagonista cada 10 palabras 5 sean tacos ... pero ya me entienden ...

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo. Las editoriales y escuelas, censuran demasiado. Porque en nuestra sociedad aún se pega el grito al cielo, si el un libro juvenil, los adolescentes tienen sexo (Señores, en la vida de allá fuera, sucede a cada rato.) Porque en un millón de temas tabú (Y QUE NO DEBERÍAN DE SERLO) como las drogas, el homosexualismo, uso de alcohol, entre tantos más. NO TIENEN NADA DE ANORMAL. Y el que lo quiten al editar, no publiquen algo solo por contener ese tipo de material, es como tratar de tapar el sol con un dedo. Lo que deberían hacer es tomar la iniciativa e iniciar a sacar material REAL. Que de seguro, será más valorado que las maravillas que desean pintarnos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Amén! Como dices tú Alba: verdades como puños. Creo que los jóvenes a la hora de leer buscan historias con las que se puedan sentir identificados y con todo eso de la censura de algunas novelas muchos jóvenes mientras leen un libro piensan: "Dios, yo tengo la misma edad del protagonista y no hablo/actúo así". Creo que las editoriales deberían ser más coherentes a la hora de publicar, los jóvenes de ahora no son los jóvenes de hace 20 o 30 años, se puede decir que en la actualidad "saben" más y temas que antes eran más tabú ahora se hablan con normalidad. En ese sentido los libros (y l as editoriales) deberían evolucionar a la par que la sociedad.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Completamente de acuerdo. La literatura juvenil no muestra la realidad, y quizá ese es uno de los problemas por los que parte de la gente joven no lea. Hoy en día que las editoriales se escandalicen con dos tonterías habiendo Internet y tele-basura ¡es ridículo!

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo, un aplauso para Jordi Sierra i Fabra. Es algo muy triste lo que está ocurriendo, estamos retrocediendo a marchas forzadas, y no sólo en literatura se refiere... Qué pena de país...

    ResponderEliminar
  6. Yo también estoy totalmente de acuerdo. Y ya del sexo ni hablemos, parece que a los autores les da miedo hablar de ello que en la juvenil es normal encontrar un "se quitaron la camiseta" y ya está. Igual con las drogas, bebidas, fiestas o lo que sea y es que a la mínima se monta un caos con que el libro no es adecuado para esa edad. ¡Venga ya! Además, ¿Acaso no sabemos distinguir entre un libro y la realidad? El problema es que pasa así con todo.

    Un besote ~

    ResponderEliminar
  7. Es que es un tema bastante peliagudo
    Lógicamente, la censura es "mala" y hay que luchar contra ella, pero, no sé, creo que debería haber un termino medio.
    Ya está establecido que en la literatura juvenil no suele haber escenas de sexo. Si los lectores son personas mayorcitas y maduras no debería haber problema, pero tampoco veo de recibo que un libro que puede leer un niño de 12 o 13 años tenga muchas referencias polémicas.
    Pero precisamente creo que Fabra ha acertado de lleno con lo de las florituras verbales. Muchas veces los personajes no son creíbles por su forma de hablar y expresarse, porque ningún adolescente real habla así.
    No me pongo de ningún lado porque ni yo misma tengo nada claro jaja

    Besicos

    ResponderEliminar
  8. Como Riku, yo estoy entre sí y no. Algún tipo de censura debe haber, ya sea sobre los lectores o sobre el escritor. Me explico: a partir de cierta edad se considera a los niños personas adultas, capaces de discernir lo que está bien y lo que está mal, personas capaces de leer algo y no por ello tener que copiarlo; sin embargo, si no se censura a los escritores (son libres de escribir lo que quieran) habrá que evitar que ciertos libros caigan en manos de niños pequeños que pueden malinterpretar las cosas...

    Supongo que ahí es donde entra en acción el padre/madre/profesor/librer@/bibliotecari@, que orientará a cada persona al género que más "le corresponde". No sé que decir, le dejo la decisión a gente que sepa más de lo que habla que yo :P

    ResponderEliminar
  9. Este tema siempre me ha hecho mucha gracia: lees un libro juvenil y, por ejemplo, el sexo que aparece es algo así como "se tumbaron en la cama juntos y sonrieron. Al día siguiente..." y punto y final. No me parece mal, no me interesan demasiado los detalles tórridos y morbosos -que no es una novela de romántica adulta- pero... después, a la mínima que encienda la televisión o internet, en series, películas e incluso anuncios me voy a encontrar de todo, no va a haber censura.

    Estoy de acuerdo con Jordi y contigo: la censura es muy absurda, los jóvenes estamos totalmente expuestos a los temas censurados (sexo, violencia, homosexualidad) tanto en la ficción como en la vida real. Claro que, insisto, no pretendo que ahora me pongan o escenas sexuales con pelos y señales o la descripción de cómo alguien se mete una raya. Pero sí un poquito de coherencia, ¿no?

    ¡Un beso, Alba!

    ResponderEliminar
  10. Me inclino ante este señor. No he leído nada suyo, aunque tengo varios libros pendientes por casa y no será que me falten ganas. Tiene toda la razón del mundo. Hoy en día, con internet, con el ritmo de vida y con las cosas que salen por la tele, no creo que nadie se vaya a asustar por leer cuatro cosas. La falta de realidad y la censura en algunas situaciones literarias (de juvenil y no tan juvenil) resta coherencia a la trama. Ni se puede censurar todo, ni se puede contar de todo a ciertas edades, pero para algo tenemos la calificación por edades, ¿no?

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Precisamente lo que necesitan los niños en los colegios son dosis de realidad, y ya que los padres, en muchos casos, son incapaces de hablar con ellos, que lo lean en los libros. Me parace increíble cómo se les está metiendo en una burbuja y aislándolos de la realidad, de su realidad.

    ResponderEliminar
  12. Pues sí. Mira que hay cosas en las que no coincido con Sierra i Fabra, pero en este caso tiene toda la razón del mundo. Y que un escritor debe escribir sobre lo que quiera y sienta. Si no, se desvirtúa el objetivo de su novela, ¿no?

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que me parece que tiene razón, que es verdad que muchas de nosotras ya no somos adolescentes, pero es que las chicas y los chicos de 15, 16 o 17 no viven en los mundos de Yupi. A veces se echa en falta algo de "realidad" en estos libros, un mundo más cercano al que los chicos, y nosotros mismo vivimos.

    Pero también entiendo a esos autores que se autocensuran, al fin y al cabo hay que comer.

    Muy interesante entrada ^^

    ResponderEliminar
  14. Superinteresante la entrada y el enlace, gracias ^^, me lo guardo en marcadores para leerlo luego, que ya he visto que hay muchos autores y una parte de editores :)
    un abrazo :)

    ResponderEliminar
  15. Me ha gustado mucho la posición de Jordi en este artículo, y sobra decir que tiene toda la razón.
    Estamos en el siglo XXI y es una desgracia que la censura siga sobrevolando nuestras cabezas. La censura no hace más que disfrazar la realidad, y me revienta tanto tabú porque parece que no quieran que los jóvenes veamos cómo es el mundo. Pues aunque en la literatura lo oculten, sabemos cómo es, así que se pueden ahorrar todo esto ;)

    ResponderEliminar
  16. Amén. Me parece una tonteria absoluta la censura. Los jovenes, beben, dicen tacos y practican sexo. porque no en la literatura?

    ResponderEliminar
  17. Qué grandísima razón tiene este hombre, de verdad.

    ResponderEliminar
  18. Es complicado este tema, en mi opinión personal creo que se deben guardar las formas en libros infantiles, pero en los adolescentes no, porque como dice Jordi, no es real. En la vida adolescente hay cosas muy bonitas pero también hay drogas, sexo, tacos...en fin que si la historia lo pide debes contarlo. Es algo que nos gustaba a los adolescentes cuando descubrimos sus libros (en el instituto) había grandes dosis de realidad y nos sentíamos identificados. Bs.

    ResponderEliminar
  19. Hay que andar un poco de puntillas con estos temas porque el público potencial de la LJ es el que es, pero hay que poner ciertos límites a la censura y la autocensura, que los (pre/pos)adolescentes no tienen ni un pelo de ingenuos.

    Abrazos a todas ¡y gracias por compartir vuestras opiniones ;)!

    ResponderEliminar