17 sept. 2012

¿Publicidad dentro de los libros?

¿Cómo os sentaría estar leyendo un libro, físico o digital, y que entre sus páginas hubiera publicidad? Camuflada al estilo product placement (haciendo que la protagonista beba Coca-Cola o compre en Casa del Libro, haciendo que la madre de la protagonista se dé cremas Olay...) o, como ocurre en periódicos y revistas, insertada directamente en las páginas.

El primer tipo de publicidad es bastante habitual: cantidad de autores (sobre todo estadounidenses), tal vez por acercarse más a la realidad de sus lectores, hablan de marcas en sus novelas. Si no se pasan de listos y convierten al libro en un escaparate, la cosa funciona y te crees incluso más a los personajes.

El segundo tipo de publicidad, tan descarado y surrealista, ¡existe! (aunque en menor medida que el primero); lo explicaban muy bien en Lecturalia hace unos meses. Para que lo veáis más claro, os he preparado un pequeño montaje mezclando el primer capítulo de Proyecto Amanda con una publicidad de la revista Vogue.


¿Os imagináis? ¿Os causaría rechazo este segundo tipo de publicidad? ¿Haríais caso de los anuncios aunque fuera por un segundo?

En la literatura juvenil todavía no he llegado a ver este tipo de estrategias, pero quién sabe qué alianzas altamente beneficiosas pueden darse en el futuro entre editoriales y marcas... Si la cosa cuajase, podría ser todo un filón. Ahora bien, ¿hasta qué punto sería un despropósito?, ¿importaría que lo fuera?

35 comentarios :

  1. Pues a mí sí me molestaría una publicidad de ese modo (ya me parece excesivo que salgan 50 mil marcas escritas en algunos libros, como para que encima salieran en fotos y todo en algún hueco xD).

    Un saludo y curioso artículo ;)

    ResponderEliminar
  2. Me causaría muchisimo rechazo, bastante tenemos con la TV, en depende que página de Internet y en las revistas, creo que demasiada publicidad tenemos ya!

    ResponderEliminar
  3. Dioses, ojalá que eso nunca llegue a mis ojos, me da un patatús.

    ResponderEliminar
  4. ¡Horrorizado me has! En los cómics, por ejemplo, suele haber publicidad al final (incluso entre medias según qué series), pero interrumpir una lectura por culpa del capitalismo consumista ya era lo que me falta por aguantar. Una huye de la tele por el mismo motivo y ahora resulta que internet lo atiborran de publicidad, y por si no fuera poco en los libros, que para mí son sagrados. Que lo pongan al final pues me daría un poco igual, con no mirarlo tendría más que suficiente, otra posibilidad es que incluyan aparte del libro algún flyer o algo así, pero entre medias de los capítulos es para pegarle al editor-publicista que se le ocurra. Además, tendría que ser en blanco y negro ya que en color encarecería hasta el precio final de venta, valiente gracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo que dices de que encarecería el precio final es para echarse a temblar!

      Eliminar
  5. Pues a mí me molestaría mucho ver algo así. Para eso me leo una revista o algo similar. Los libros solo deben contener letras, nada de publicidad.

    ResponderEliminar
  6. Yo no sé los demás, pero yo no me dejaría pastorear así, ¡que se busquen otro rebaño :(((

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué horror! Coincido con Laura S.B., aún toleraría lo de ponerla al final del libro (siempre y cuando no afecte negativamente al precio final), pero la verdad es que lo de que siempre escuchen música en el iPod y llamen con la Blackberry ya me chirría (sí, lo sé, soy un poco quisquillosa).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del iPod y compañía es normal porque refleja la realidad, pero sí que carga un poco :P.

      Eliminar
  8. Pienso que en todo caso el mundo editorial es un negocio y si queremos que los libros puedan mantener el precio que mantengan tienen que encontrar formas de generar nuevos ingresos. Claro está que no por eso tenemos que ver 50 anuncios en un libro pero con que anuncien 2 o 3 marcas no me parece nada mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Una opinión a favor! Se enriquece el debate ;).

      Eliminar
  9. La verdad, me cortaría un poco la magia del libro pasar la página y encontrarme con publicidad. No creo que funcionase demasiado conmigo, si estoy enfrascada en la lectura, no voy a pararme a leer el anuncio, no sé... no creo yo que sea una buena estrategia ni que se adopte, tendría más personas en contra que otra cosa.

    Besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? Haría más in-creíble la historia >-<.

      Eliminar
  10. Es horrible, claro que me provocaría rechazo, está bien hablar de marcas para que, como dices, acercarse más al lector, pero eso es demasiado, no aguntaría un libro así.

    ResponderEliminar
  11. A mí la verdad es que no me gustaría un tipo de publicidad tan atrevida en un libro como la de Proyecto Amanda, seguramente dejaría de leer la historia si veo que no se repite mucho. Ahora que el primer tipo de publicidad puedo hacer la vista gorda siempre y cuando no fuera en todas páginas. Ah, y mejor que las empresas nunca se metan en lo que dices tú de: menciona mi marca en el libro y te doy X cantidad de dinero. Ya que se hace, que sea por voluntad propia del escritor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces el escritor tiene muy poquito que decir sobre nada :(.

      Eliminar
  12. Algo que me molestó muchísimo de '¡Buenos días, princesa!' fue exactamente eso. Nombraba marcas cada dos por tres y me molestaba muchísimo a la hora de leerlo. Creo que es Product Placement del bueno, vaya.

    Besos :)

    ResponderEliminar
  13. A mi no me gustaría la verdad, interrumpiría mi concentración en la lectura y sería un agente distractivo, no no estoy a favor. Sin embargo, en cuanto a la primera opción me ha tocado encontrarme con libros así (El código Da Vinci, por ejemplo)y si le da un toque más realista a los personajes, aunque ya mencionar cada marca que utilizan los personajes, eso ya es demasiado propagandista.

    ResponderEliminar
  14. ¡Uff! Yo soy antipublicidad del segundo tipo. Si ya me molesta en internet y la televisión, en los libros menos todavía. Aunque bueno, el primer tipo de publicidad incluso me haría gracia y hasta piense "¡Anda! Si utiliza la misma marca que yo". Pero tampoco quiero que se pasen.

    Saludos^^

    ResponderEliminar
  15. Va de retro satanás..... Ya no hago ni caso a la publicidad de coches, aparatos electrónicos y demás cositas que aparecen en los libros, pero si encima tengo que aguantar publicidad descarada... ¡Es lo que nos faltaba!

    ResponderEliminar
  16. No tengo mucho que decir que no hayan dicho los demás. Pero como bien dices, es lo único que quedar por llenar de publicidad y al paso q va la burra...

    ResponderEliminar
  17. Bueno, si con eso disminuye el precio de los libros... jejeje. Es broma. En realidad, no creo que sea una estrategia que vayamos a sufrir, sobre todo porque a nadie le compensaría, a los que menos a los publicistas, por el tema del "target" que comentas y por el evidente rechazo en los lectores. Hay soportes que no admiten su utilización publicitaria directa: los bienes de consumo por los que se paga un precio razonablemente alto y que se valoran en esa medida. Los libros son precisamente eso. La publicidad rollo masiva nos la encontramos en otros espacios, generalmente gratuitos (la calle, la televisión, las revistas - ok, no precisamente gratuitas, pero con otra valoración). Otra cosa es que las novelas y demás textos que encontramos en los libros muestren el Product Placement como mero signo de estilo. Puede gustar o no, pero no es publicidad siempre que autor o editor no reciban compensación alguna por esa táctica, que imagino es lo que sucede normalmente (menos en el caso del cabreado Terry Pratchett y sus espabilados editores del artículo de Lecturalia que enlazabas; alucinadita me he quedado). Por lo tanto, a mí no me molesta en absoluto. Lo que me preocupa más es el tipo de publicidad más sutil y casi imperceptible que nos presenta la literatura (y el cine, y la TV...), ésa que tiende a homogeneizar nuestra percepción de la realidad y a encorsetarnos en la producción de una cultura global y poco enriquecedora... Claro que la literatura, precisamente, es el antídoto contra el pensamiento único. La cuestión es buscar, rebuscar y seguir buscando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ayyy! Ni se me ocurrió apuntar que el primer tipo, para ser publi real, necesita un contrato entre dos partes >//<. (Tengo que postear con un poquito más de calma.)

      Eliminar
  18. La verdad es que he leído más de un libro que parece un escaparate de marcas. Espero que no lleguen a ese límite de poner esa publicidad tan descarada en los libros O.o

    ResponderEliminar
  19. ¿Llegará el día en el que este supuesto se convierta en una realidad habitual en la literatura juvenil?

    Abrazos para todos ;).

    ResponderEliminar
  20. Borra inmediatamente este post, no vaya a ser que lo lean y les des ideas... O es que tú sabes algo???

    ResponderEliminar
  21. Borra inmediatamente este post, no vaya a ser que lo lean y les des ideas... O es que tú sabes algo???

    ResponderEliminar
  22. Pues a mi no me gustaría encontrar publicidad entre las páginas de mis lecturas, no creo que sea la forma adecuada, aunque no me disgusta cuando un autor menciona una marca, un cantante o una pelicula, porque creo que nos acerca más a los personajes. Pero sin excesos, claro. Saludos.

    ResponderEliminar
  23. Un libro bueno se lee y se relee, se re-edita a través de los años y se pasa de generación en generación. Cuando se hace referencia a marcas o productos tienen que ser generales o muy populares, porque de lo contrario, al pasar el tiempo, los futuros lectores se preguntarían de qué se está hablando. No creo que nadie desconozca la Coca-cola si un protagonista la pide en un bar, pero si en un libro viejo leemos sobre una marca de Champagne o de vino lo pasamos por alto y no crea ninguna necesidad de consumo. Creo que en Harry Potter, Dudley tira o rompe su "consola de juegos", si hubiera dicho PSOne, hubiera quedado anticuadísimo leerlo, pero aún tenemos "PlayStations", ¿y si en su lugar hubiera dicho Atari? Tendríamos una franja de adolescentes y niños que no entendería que pasó o tendrían que buscar qué es un Atari. Por eso creo yo que hay que tener mucho cuidado al querer incluir marcas o productos en los libros porque lo que está de moda ahora puede ser obsoleto en unos años o incluso desaparecer de la memoria popular. Nos sonreímos cuando Marty McFly pide una Pepsi en Volver al futuro 2, pero cuántos entienden la referencia a Tiburón 19?
    Yo creo que si se está buscando un éxito moderado y que dure lo que tarda en salir el próximo best seller, es posible que muchos lo adopten y lo suframos en un futuro no muy lejano, pero si lo que se busca es trascender, ser leido por generaciones, ser recordado..... van a tener que escribir en "genérico", sin marcas ni referencias muy puntuales a la cultura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El factor tiempo es importantísimo, tienes toda la razón :). También añadiría el tema geográfico, porque muchas veces leemos novelas extranjeras repletas de referencias a marcas y productos que no han salido de su país de origen, y así es complicado enterarse de todo.

      Eliminar