19 ago. 2012

Viceversa podría comer niños


Esto es un ejemplo de lo que pasa si se ponen mal las comas; lo publicó SM el otro día en su Facebook. Me gustó tanto que lo traigo aquí con la esperanza de que alguien de la editorial Viceversa lo vea y se dé por aludido, porque en Marejada, una de sus últimas publicaciones, las comas están tan equivocadas de sitio que en cualquier momento alguien en la historia acabará por comer niños. Si repasan el libro, también aconsejaría prestar especial atención a las tildes.

Y ahora la pregunta de siempre: ¿qué tal si intentamos corregir los libros antes de publicarlos? Nos beneficia a todos.

23 comentarios :

  1. Me ha encantado la entrada. Todos a comer niños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Jajajajajaja!!

      (Dios, creo que el mensaje de la entrada se me ha ido de las manos... xD.)

      Eliminar
  2. Sin duda, más claro, agua. Es triste que un libro, un producto cultural, tenga semejantes errores/horrores... Pero eh! niño más, niño menos... ¿qué importa?

    ResponderEliminar
  3. He adorado esta entrada *.*

    Es que si una editorial vende al público un producto en ese estado es como para plantearse si es competente o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada vez son menos competentes (algunas), y eso que cada vez los lectores tenemos más vías para quejarnos y hacernos oír. No sé, chica :S. Parece que no les importa lo más mínimo.

      Eliminar
  4. Me encanta la entrada. Es muy cierto, una sola coma puede cambiar el sentido completo de la oración. Felizmente, no recuerdo haberme encontrado con errores tan graves, pero habría que tener mucho cuidado con la correción de los libros para evitar estas cosas que -por lo menos en mi caso- incomodan muchísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchísimo!

      Y el mérito de la entrada dáselo al dibujillo: es bri-llan-te. ¡Dice tanto en tan poco!

      Eliminar
  5. Buf! Eso que dices estaría muy, pero que muy bien, últimamente estoy leyendo un montón de libros con montones de faltas... algunas frases debo leerlas varias veces para entenderlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor es cuando te encuentras con frases tan mal traducidas/escritas/corregidas que no hay por dónde cogerlas. Pero igual es un juego, un guiño con el lector. Algo así como "hala, adivina qué sigue ahora, qué significa esta escena :D".

      Eliminar
  6. Pobre niños, Dios mío, hay que salvarlos pero yaaaaa. ¡Qué se los van a comer y nosotros aquí tecleando como si nada! D:

    ...

    ¡Besazo! Me encantan las curiosidades que publicas siempre :*

    ResponderEliminar
  7. No es ningún error, es que los niños están muy bueno para merendar, ya como cena resultan un poco pesado...

    De lado se queda lo de aprender y mejorar con la lectura, parece mentira pero muchas veces, demasiadas, se ven unas cosas.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues será que están ricos, como dices...

      Eliminar
  8. Respondiendo a tu pregunta, demasiado trabajo. Revisar, un corrector, segundo corrector... Además, si empieza a ser normal lo de las agramaticalidades, faltas de ortografía, errores de concordancia, falta de acentos, contracubiertas con el idioma cambiado, etc.

    Eso sí, que las ediciones sean mu bonicas son su portadica y las letricas así como fuá y dibujitos en la solapa. Que entre por los ojos... total, lo de dentro qué importan.

    Quedan pocos editores de raza, lo siento. Uno de los últimos, Jacobo Siruela de la editorial Atalanta. Libros de edición perfectos. Hace poco retiró toda una edición porque una letra cabalgaba ligeramente a otra. Y así no salía al mercado. Genio y figura.

    Abrazos varios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jacobo Siruela. Apuntado. ¡Menudo señor! Mira que retirarla sólo por eso... Qué ganas de hacer las cosas bien, qué gusto.

      En cuanto a tu primer párrafo: no haría falta un corrector si el editor o quien quiera que trabaje el libro en la editorial supiera cómo escribir correctamente. Es básico, lo enseñan en el cole.

      Más abrazos.

      Eliminar
  9. Es una lástima que las editoriales no cuiden más esos aspectos en sus libros, ya que a uno se le quitan las ganas de seguir comprando libros suyos. Encima, en el caso que usas de ejemplo, ni siquiera tienen la excusa de la mala traducción, ya que el original está en español. Por cierto, ¿qué tal está Marejada? Llevo un tiempo pensándome leerlo, pero no estoy segura.

    ResponderEliminar
  10. Jajajajaja, lo vi yo tb en FB, está muy bien presentado. Es cierto que la ortografía en libros debería ser la primera asignatura a aprobar, pero bueno, hay que seguir luchando ;o)
    Besotes de apoyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, a ganas luchadoras no nos gana nadie xD.

      Más besotes, Babel.

      Eliminar
  11. :) jejeje, las comas lo son todo, las comas hacen las leyes ;)
    si tienes un rato para "Los intereses creados" de Benavente, ahí me lo aprendí yo ;) jejeje
    buena caza :)
    mil besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También me lo apunto ;).

      ¡Sigamos cazando! ¡Besos gordos!

      Eliminar
  12. Así no hay quien pueda disfrutar de un libro. Mejor dicho: así no hay libro que se deje leer.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar