11 ago. 2012

De 6 a 16

Estos días, mientras zampaba regalices rojos, he leído mucho sobre la edad lectora de niños y jóvenes, tema en el que nadie en este planeta se pone de acuerdo.

¿A qué edad termina la literatura infantil, cuándo comienza la juvenil y cuándo ésta da paso a la literatura adulta? Cada crítico, editor, autor o bibliotecario tiene su propia opinión sobre el tema; seguro que vosotros también. La diferencia de juicios es como un partido de tenis, y para colmo a veces te encuentras con valoraciones que rompen cualquier esquema. Uno de los mejores ejemplos está en la web de Anaya.

La editorial, en el apartado que presenta sus colecciones, tiene... una especie de error. Vamos a ilustrarlo con mi cutre-montaje. Atención a los subrayados, círculos borrachos y flechitas:


Entiendo que la descripción "6 a 16 años" de la colección "Libros de consumo", ilustrada con la cubierta de Tentación de ángeles, se refiere a que todos los títulos de esa colección pueden leerse durante esas edades pero que, por supuesto, cada libro será adecuado para una u otra edad lectora. Sin embargo, ver ese "6 a 16" pegado a Tentación de ángeles, novela que, como se comprueba después, es adecuada para lectores a partir de 14 años, genera mucha confusión.

Ojalá nadie poco experto en esto de la LIJ vaya a una librería de un librero de plástico con la intención de comprarle ese libro a su hija o nietecita de seis años (¡o de convertirlo en lectura de clase!), porque como esas niñas conozcan a la protagonista tan absurda y lamentablemente machista que ha creado la señora Zink, el mundo se rompe. Lo mismo se aplica a hijos y nietecitos.

Anaya me gusta. A veces de hecho me gusta mucho. Pero su página de colecciones necesita un repasito, una cara nueva.

Querido librero, esta entrada va por ti.

12 comentarios :

  1. Yo pienso que cada uno lee lo que le guste dependiendo de la edad :S
    Yo, por ejemplo, que tengo 22 años, cerca de 23, me encantan los libros de fantasías y me gustan más la literatura juvenil a la adulta.
    Es cierto que hay cierto libros que deben ser a partir de cierta edad por temas que traten, pero que cada uno debe leer lo que le guste.

    Besos!! =3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jorge (un poquito más abajo) ha hablado de la libertad en la elección del lector, te gustará lo que dice, Ana ;).

      Eliminar
  2. ¡Señor de los libros! Que risa me he dado, ya no se si llorar, pero estos errores se tornan mas comunes de lo que pensamos. Alba te empiezas a adentrar en el campo de la investigación :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy investigando mucho por la tesina, y la verdad es que cada vez me lo paso mejor, jeje.

      ¡Besos!

      Eliminar
  3. :)
    me mola mucho este aire combativo, revindicativo y con las alabanzas justas-justas (las justas y necesarias para los que se las merecen exclusivamente ;)).
    no me extraña qu ete hagan por algunos lares la bloggera del momento :)
    mil besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos lectoras vestidas de gladiadoras, ¡hu ha!

      Otros mil bien gordos.

      Eliminar
  4. Mi hijo tiene 13 años, le encanta leer, intentó leer Crepúsculo pero le fué imposible, pero ahora mismo estamos los 2 inmersos en la quinta entrega de Canción de Fuego y hielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Esa saga está ya hasta en la sopa! Algún día la pruebo, seguro.

      Eliminar
  5. Tranquila, si de mi depende ninguna niña de seis años se llevará "Tentación de ángeles". Tendría que ser mal librero y quien tuviera delante adulto muy desinformado. Pero los hay, como los que insisten en llevare las novelas de "Moster High" para niñas de cinco años. Si hay muñecas, las historias serán para ellas. No necesariamente.

    Como librero me encuentro de todo. Chavales (más bien chavalas) de diez años con la madurez suficiente como para leer LJDH, a Ender o Generación Dead, y también personas de cuarenta que no se acabarían un Diario de Greg ni que la vida les dependiera de ello. Va a madurez lectora de cada uno. Intento siempre recomendar en función de la edad de cada uno y preguntando el nivel de lectura. Si es lector, no hay problemas. Si no vienen los interesados, soy prudente. Si el interesado está delante, que elija él. Además, soy un firme defensor de la lectura imprudente y avanzada.

    Lo importante creo que más allá de recomendar, franjas de edad o límites, es que el lector tenga la libertad de elegir. La palabra importante es libertad. La literatura nos hace libres, elegir el libro para leer nos hace libres, equivocarnos en nuestra lectura nos hace libres. Más allá de la imaginación, la cultura, el entretenimiento, etc., creo (y relaciono con una entrada que publicaste anteriormente) que las campañas de fomento de lectura deberían hacer hincapié en la libertad que conlleva el acto de leer y de elegir lo que se quiere leer.

    Pero esto podría derivar en muchos temas... las imposiciones lectoras (a mi me gustaron los cinco, pues te llevas los cinco), la mala fama de la literatura de aventura y fantástica, ese libro no que es una novelas para chicas (o para chicos), etc.

    Y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Monster High" (al menos el primero) es tan insoportable que no se lo recomendaría ni a mi peor enemigo...

      Me gustan tus reflexiones, Jorge, se aprende de ellas. Me gusta que hables de libertad :).

      (Aquí tienes un montón de renglones para El Tiramilla, que lo sepas xD.)

      Eliminar
  6. Creo que a veces es difícil clasificar los libros sobre todo cuando están dirigidos a un público enmarcado por la edad y resulta que los lee mucho otro público al que no se pensaba que le pudieran gustar. También influye demasiado el gusto de las personas. Hay adolescentes a los que no les atrae la literatura pensada para ellos y leen obras que están dirigidas a adultos.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las líneas en esto de las edades lectoras son muy borrosas, pero aun así creo un poquito en ellas. No sé, yo no recomendaría un libro de sexo, sangre y destrucción a un niño de diez años, por ejemplo...

      Eliminar