22 may. 2012

¡Sed de papel, sed de papel!


Hoy me ha tocado publicar un artículo en el diario y he hablado de libreros. De libreros que miman los libros y de libreros que se repeinan las cejas mientras piensan qué aburrido es leer. Los primeros están hechos de papel y los segundos son de plasticucho. Los de papel son los buenos, los de la concepción romántica de la profesión, los que te saludan cuando entras a la librería y te echan una mano cuando se la pides; los de plasticucho son marionetas aburridas que te juzgan cuando te ven llegar al mostrador con un libro juvenil y otro romanticón.

Hurra por los libreros de papel, ¡HU-RRA!

Si queréis leer el artículo de arriba abajo sólo tenéis que hacer clic aquí. ¿Veis? Apoyáis la yema del dedo sobre estas palabras y ¡tachán! Ojalá tengáis cerca libreros de papel. Si los tenéis: achuchadlos, sonreídles, pedidles consejo y dadles las gracias. Contadles que no están solos.

15 comentarios :

  1. Muy cierto!!!
    Por suerte, mi librería "de cabecera" está en manos de un grupo de libreras de papel, y es tan lindo entrar ahí =)

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Pero qué suerte tienes!! Mímalas muchísimo.

      Eliminar
  2. ¡He leído tu artículo en el DET y me ha gustado mucho! Yo conozco a algunos libreros de papel y son estupendos, da gusto hablar con ellos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú también eres una suertuda de cuidado, entonces ;). ¡Besotes!

      Eliminar
  3. Sin palabras. Es una pena que no hayan más libreros de papel.
    En mi pueblo solo hay una librería (sisi, una) donde su librera es, por suerte, de papel. Ella misma me recomendó Juego de tronos y me dijo que no lo había podido soltar desde entonces siempre me paso y me recomienda algo nuevo. De momento siempre ha acertadoXD
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con libreras así la verdad es que da gusto <3.

      Eliminar
  4. Pues si en un futuro, cuando ya esté mayor, se me da la oportunidad de tener una librería, yo sería muy feliz. Me gusta esa profesión, es tan emocionante ver cómo otros compran libros y dejan sus ojos sobre estanterías repletas de nuevas historias que leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ser librero de papel no siempre será una fiesta, pero la parte bonita de la profesión hace que te den ganas de unirte :P.

      Eliminar
  5. Ahora lo entiendo todo, la casposa de mi barrio debe de ser de plástico, grrr...de plastico guarro y revenido como las gomas de las bragas viejas.

    Aquí mi lamento:
    Le pedí un libro a finales de noviembre, para que me lo trajese en navidades, tiempo de sobra tenía. Le dejé mi teléfono y nunca me llamó, cuando llegó el 22 de diciembre fui a preguntarle y me dijo que en la editorial le habían dicho que tenía que pedir el libro por mail (todo esto mientras chateaba) y que claro, que lo ponían muy complicado, que lo buscase por otro lado y si no que ya me lo pedía ella, pero como un favor. Me fui alucinada, ni contesté.
    Quiso el destino que por la tarde, cuando volví a pasar por la puerta contándole a mi contrario lo de la gilipollas esta, ella me oyó porque estaba fumando, así que aproveché para quedarme a gusto, porque trabajando así no me extraña que nunca haya nadie dentro y de paso la llamé casposa, eso por piedad, a ver si se entera de que todo el barrio le llama así, que se lave el pelo con H&S por dios y que no se ponga ropa negra, la única explicación a lo suyo es que sea alérgica al selenio como los bichitos de Evolution... Y encima la librería es suya, lo que no sé es como sigue abierta, porque no entra nadie y yo que le compraba bastante, ahora me santigüo y le escupo en la puerta. ;)
    Al final me jodí, me quedé con las ganas de apoyar al pequeño comercio y lo pedí a la casa del libro.

    Ale, gracias, gracias, ¿ves como te debo un colacao aunque solo sea por aguantarme los desahogos, guapis?

    Aquí la loa:
    Para contrarrestar, JORGE ES DE PAPEL y del bueno :) pero Igualada no me pilla por el barrio, afortunados ellos.
    Precioso artículo, ahora mismo lo retuiteo :)

    Un besote enormeee!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Es que esa señora pasa de vender o cómo va la cosa? Hay gente en este mundo que no tiene claro qué hace con su vida...

      Y sí, Jorge es de papel ¡y sus clientes me dan una envidia que no te puedes ni imaginar!

      Besos grandes grandes.

      Eliminar
  6. Ojalá no desaparezcan nunca los libreros de papel!!
    Si lo hacen... ¡montaré un librería de PAPEL yo misma! :D

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Oh, entonces tengo suerte.
    Hay un montón de librerías cerca de mí, pero me quedo con una: tres pisos perfectamente desordenados, olor a papel nuevo y parqué que cruje mientras andas. Pero lo mejor de todo es cuando miras indecisa After Dark y Kafka en la orilla y la señora gorda de las gafitas se te acerca y te dice que empezó con Kafka en la orilla y que desde entonces no ha podido dejar de leer a Murakami.

    Definitivamente, tengo suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tres pisos! Definitivamente, tienes suerte ;).

      Eliminar