26 abr. 2012

Cuando todos leen en el barrio

Cuando necesito desconectar me tiro en plancha al sofá y enciendo la televisión. Soy de esas personas que se relajan con el ruido, los colores y las imágenes que se mueven.

Me vale un poco de todo: Disney Channel (¡Phineas y Ferb!), la Cosmo (esos maratones de Sexo en Nueva York ), Neox, Clan (me hice fan de Pocoyó mientras cuidaba a un par de monstruitos), FDF... No soy muy exigente: sólo pido un ratico sano de abstracción. Aunque sea con cosas tan poco elevadas como Los magos de Waverly Place. Es como con los libros reguleros, que si no son un desastre absoluto y se leen en el momento adecuado, hasta gustan.

Imaginad entonces lo bien que me lo he pasado viendo Aída esta tarde; atención a la estampa con la que me he encontrado:

Luisma leyendo el cuento de La ratita presumida, "el" Jonathan con El Lazarillo de Tormes, Soraya enfrascada en Romeo y Julieta, Chema no se sabe con qué (como Fidel, debe de tener superpoderes para leer desde tan lejos), doña Eugenia pensando en cómo podría cocinar a Moby Dick, Fidel con una novela a juego con sus pantalones y Lorena descubriendo a Madame Bovary.

Las desventuras de Chema por lograr que toda la panda de Esperanza Sur descubriera el placer de leer no han tenido precio. Pobre iluso filólogo del pan... (si hubiera ido a Los juegos del hambre, los tributos de los distritos 1 y 2 se lo habrían comido con patatas). La clave no eran esos clásicos de lenguaje difícil y estilo desactualizado, sino obritas más sencillas y asequibles. El amor por los libros se gana poco a poco, a sorbitos, sin zarandearle al lector de sopetón.

Si bien es cierto que si la campaña de fomento de la lectura de Chema hubiera tenido éxito, los zoquetes habrían empezado a dejar de serlo y se habría acabado la gracia... también es cierto que los guionistas de la serie, al ofrecer tantos clichés relamidos y una imagen tan clasista de la literatura, no le han hecho ningún favor al mundo. Y así pasa luego, que a los lectores nos llaman frikis.

Buenas noches. Ruge el viento.

11 comentarios :

  1. Este capítulo no lo he visto xDD.
    Pero lo que tu dices...si no lo hacen así ya no tiene gracia. Pero luego hay daños colaterales como que nos llamen frikis...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta Aída!! Este capítulo es muy divertido, pero pedirle a los personajes que se lean clásicos de golpe y porrazo es pedir demasiado, jajaja. Por lo menos lo intentan, aunque no con mucho éxito :P
    bss!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y Luisma con La ratita presumida, pensando que cuando el cerdo decía "oink" había ahí un mensaje oculto... xD.

      Eliminar
  3. Ay este capitulo no lo he visto jeje Un besito!

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco he visto el capítulo, pero la foto es buenísima, jaja
    "Eugenia pensando en cómo podría cocinar a Moby Dick" XDDD
    y Lorena con su bolso medio atado a la rodilla...jajaja
    1 besooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la Lore es la Lore, no hay que darle más vueltas xD.

      Eliminar
  5. Me gusta tu blog,la foto si es muy buena, pero no he visto la serie . ¿quisieras participar en un concurso que hay en el mio?
    http://de-corazones-y-libros.blogspot.com/2012/03/concurso-por-inaguracion-game-of.html

    ResponderEliminar
  6. Sí, pero si consiguen seguir leyendo después de un clásico, entonces se convertirán al lado oscuro y pertenecerán al club de los frikis-lectores.

    ResponderEliminar