6 abr. 2012

Abre el otro ojo y péinate la cara


Qué ganas me da la cubierta de Wonder, tan "estilo Las supernenas", de decirle a ese niño ¡¡abre los ojos!! Amenábar sabe bien por qué lo digo.

Y, por todos los cielos encapotados, me voy pitando a coger el bote de crema y embadurnarme la cara hasta que pueda hundir mi dedo índice en una pasta blanca. Porque siento la piel tirante, tirante, tirante. Qué noséqué me dan ese peine y ese peludo señor, ¡caramba! El poema de Quevedo debería empezar así: Érase un hombre a una mata de pelo pegado.
Y con esto os deseo unas muy felices vacaciones de Semana Santa. Aunque os toque estudiar, cumplir con obligaciones familiares, pasar frío donde se suponía debería hacer un calor de la órdiga o trabajar, no importa.

0 comentarios :

Publicar un comentario