28 dic. 2011

¡Yo creo en la LIJ! ¡Yo creo, sí creo!


Ayer escribí un artículo sobre la literatura juvenil en El Tiramilla.

Hablé de lectores de puturrú de fua, de booms lijeros que parecen anuncios de perfume de la televisión, de literaturas adjetivadas y machos fabulosos, de correctores que crían malvas, de los "niños súper excitados" del cargante y vergonzoso artículo sobre LIJ que publicó hace poco Babelia, de mi archienemiga la literabasura, de que ¡esto es la guerra, señoras y señores!, de que todos nos merecemos un buen libro, de hacer como los picabueyes, y de creer en la literatura juvenil a pesar de todo, incluso cuando llevemos orejas de reno.

¿Os apetece leerlo? Quedó bonito, gracioso y reivindicativo, o eso dicen (y yo encantada).

7 comentarios :

  1. Te ha quedado excelente, es muy inspirador.

    Saludos ^^)

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. De veras que es vergonzoso el artículo de la tal Amelia. Hace parecer a Rita Skeeter una dulce reportera.

    ResponderEliminar
  4. Esta mañana he leído tu artículo, y he recordado que te debo un trocito de MI vida (la mía, propia y única), porque fuiste tú quien me devolvió la literatura (a veces juvenil y otras veces no tanto).
    Gente como tú y tus compañeros del tiramilla lucháis contra esa basura y exigís buena lectura, y lo hacéis desde el respeto, la frescura y el buen-trabajar.
    Así que ¡¡¡¡gracias!!!!

    ResponderEliminar
  5. De verdad, Alba, estoy de acuerdo contigo en muchas de las cosas que has dicho pero hay matices, ligeros (con g o j según qué entiendas), pero los hay.
    Queremos buena literatura juvenil, como has dicho, no machotes alfa y niñas tontas que no saben hacer la “O” con un compás. No queremos azúcar a raudales que a veces está bien una dosis de sacarina. Pero ¿qué pasa cuándo buscas y buscas y lo único que encuentras en la estantería de novedades son libros y libros y más libros que nos ofrecen paraísos romántico-fantásticos cargados de adjetivación innecesaria y triángulos amorosos consabidos?

    ¿Y una trama conocida como A-B-C en la que los personajes se enamoran a través de flechazos (no lanzados por Cupido) y entablan relaciones personales tan pobres como la paja que llena las páginas de esos libros? Qué pasa entonces. De quién es el problema: de quién vende, de quién distribuye o de quién escribe. No, señor, eso no. Los autores, me incluyo (a ratos, sólo cuando no me entra la pereza), no tienen la culpa.

    Leí por ahí arriba que pasaba lo mismo con los films. Como crítica cinematográfica diré que sí y lo digo bien alto y claro. Estoy harta de tragar basura deseando encontrar una joyita que llene mis escasas horas de ocio de placer absoluto y no absoluta nimiedad y la sensación horrible de irme a la cama con un agujero oscuro y profundo, vacío, que me hace pensar (y no dormir) que los hilos los mueven los cuatro titiriteros de siempre. Lo mismo sucede con la literatura, hubo un boom con los mencionados por ti al principio del artículo, y en el segundo caso —Crepúsculo— aún no entiendo el porqué. Los he leído, he disfrutado a ratos y me he decepcionado en los demás momentos porque beben de fuentes anteriores, porque los errores son palpables, porque no hay nada nuevo bajo el sol y porque a veces, la fórmula no está en cómo escribas (por desgracia) ni en qué escribas (me lamento) sino en la vuelta de tuerca que le puedes dar a una misma historia. Igual pasa en el cine.

    En fin, resumo, si las editoriales españolas apostaran por los autores de aquí, quizá conoceríamos más —seguramente buena y mala— literatura juvenil, y al menos dejaríamos el dinero en “casa” que ya está bien de comprar libros basura a autores extranjeros. Que para leer porquería podemos leerla también de los nuestros. O no.

    Muchos kisses y te sigo leyendo.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno el articulo, yo he perdido un poco la fe en la literatura juvenil por las mismas razones que mencionas ya todo me parece igual, no hay nada nuevo, solo ridiculos triangulos amorosos en los que los protagonistas se ahogan en un vaso de agua,tan decepcionante!!! pero aun tengo un poco de esperanza y eso ya es algo.
    Has notado que han salido recientemente muchas obras basadas en "Orgullo y prejuicio",me gustaria mucho que conocer tu opinión al respecto,en fin, felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
  7. Ay... crucemos los dedos por nuestra LIJ. ¡Abrazos a todas!

    ResponderEliminar