24 dic. 2011

Tú y yo, piratas de agua dulce

Hace días en mi cajita de recortables virtuales guardé una noticia que ha recorrido todos los periódicos, media red y la mayoría de los telediarios: a través de su Facebook, la escritora Lucía Etxebarría comunicó su decisión de dejar de publicar porque está harta de la piratería. "Dado que he comprobado hoy que se han descargado más copias ilegales de mi novela que copias han sido compradas, anuncio oficialmente que no voy a volver a publicar libros en una temporada muy larga." Por éste y otros comentarios en los que defendía su postura ha sido tan aplaudida como vapuleada y, cómo no, también acusada de urdir con esto una estratagema para conseguir publicidad rápida y facilona. Ya sabemos lo veloz y poderoso que es Internet, ¿verdad?

Sin embargo, ¿quién querría darse bombo a costa de sufrir comentarios tan insultantes como los que ha recibido la autora tras su comunicado? ¿Por qué lo que parece una decisión firme y honesta se desvirtúa con tanta saña? La gente debería limitarse a hundir las narices en sus propios asuntos, porque si bien podemos ejercer nuestra libertad para opinar sobre lo que consideremos, conviene a veces trazar unos límites. Hasta aquí y no hasta allá, porque sin querer (o queriendo) se puede hacer daño gratuita e innecesariamente.

Aparte del rapapolvo hay más preguntas, claro. ¿Por qué los lectores son (somos o hemos sido) tan piratas? ¿Qué hay del hecho robinhoodiano de que quienes ofrecen los libros para su descarga lo hacen porque sienten verdadero amor por la lectura? ¿Por qué el precio de los libros (españoles) es tan prohibitivo? ¿Por qué los libros electrónicos en España cuestan casi lo mismo que los libros en papel corriente y moliente? ¿Por qué a las editoriales les está dando tanto miedo adaptarse a esta nueva era si no les va a quedar más remedio que hacerlo? ¿Por qué no tenemos más paciencia y todo es tan desesperadamente fugaz? ¿Por qué escribir no da para vivir? ¿Por qué no todos entienden que un libro es un amigo y, como tal, se le debe mimar? ¿Y por qué cuando navegamos al amparo del anonimato virtual somos capaces de convertirnos en malas sombras de nosotros mismos? Que se lo digan, si no, a la huella traviesa de Peter Pan.

Me paro aquí, os encargo la reflexión a vosotros. Feliz día de Nochebuena.

7 comentarios :

  1. Bueno,respeto lo que la autora ha
    decidido, sin embargo por ejemplo en mi caso, yo leo online o descargo libros por que a mi pais no llegan ó las editoriales ya no los manejan, los que si logro conseguir obviamente los compro en las librerias.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, Alba, demasiadas preguntas para responderlas brevemente. Esta charla necesita un café.
    Cuando leí el mensaje de Lucía Etxebarría, me acordé de los 11 minutos de Paulo Coelho. Cuando le preguntaron porqué su libro había tenido tanto éxito, él dijo: «Porque lo pirateé».
    En mi humilde opinión sólo hay 3 razones para descargarse un libro (más las que cada uno tenga; como el precio prohibitivo):
    -El libro está descatalogado (me pasa muuuuchas veces)
    -Porque el libro anterior de ese escritor no te ha gustado (aunque están las bibliotecas... que es otro tema)
    -Porque no te gusta leer y en clase te han mandado un libro.

    Y no, no he respondido a ninguna de las preguntas porque, lo dicho, eso necesita un café muuuuy largo. Un debate, una mesa redonda, unas jornadas...

    Muchos besos y feliz Navidad

    Mai

    ResponderEliminar
  3. no me queda más que decir "AMEN" ^^

    Yo no me descargo libros más que nada porque me duelen los ojos si leo mas de 5 paginas en el ordenador (soy así de antigua),pero concuerdo en que se pasan mucho con los precios de los libros y tardan demasiado en sacar las ediciones de bolsillo más económicas, por no hablar de lo que mencionas sobre los ebooks que prácticamente tienen el mismo precio.

    En fin, si todo va subiendo como hasta ahora, tendremos que acabar comprandonos una escalera para alcanzar los precios en los que se encarcela a nuestros futuros libros

    Muchos besos. Me encantó tu entrada.

    ResponderEliminar
  4. A mí también me sorprendió la noticia y la compartí en blog de libros. La verdad es que es terrible, y comparto todas tus preguntas sin respuesta.

    El precio de los libros es punto y aparte. Amigos míos de otros países (supuestamente más ricos) me llamaron la atención sobre ellos este cuatrimestre diciéndome que en sus ciudades de origen los precios eran mucho menores. ¿Será que hay mucho trozo del pastel en juego?

    Y al mismo tiempo sorprende mucho ver cómo los que se quejan de los precios de los libros pagan gustosos sumas de tres cifras por una videoconsola, y otros tantos euros por un juego. Sin comentarios.

    ¡Un abrazo, y feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta la entrada, y en el último párrafo planteas tantos interrogantes que darían cada uno de ellos para multitud de debates, que me queda pendiente volver para poder leer con detenimiento el resto de comentarios y hacer un comentario más extenso. Por el momento sólo me gustaría decir, como escritora novel, que no entiendo que alguien diga que va a dejar de escribir por culpa de la piratería. No sé, me parece algo incongruente... es cierto que ser escritor es una profesión y hay que tomarla como tal, pero también, en muchos casos, es una vocación tan profunda que me resulta extraño que alguien pueda dejar de escribir así como así...

    ResponderEliminar
  6. Tenéis toda la razón, necesitaríamos una semana de jornadas para charlar a gusto y empezar a sacar alguna conclusión provechosa. ¡Algún día! Mientras tanto, muchas gracias por esos puntos de vista, darían para otro post preguntón :P.

    @Ikima Etxebarría sólo dejará de publicar, no de escribir, porque como dices, eso está en la sangre, y no hay escritor que sea capaz de rechazar lo que le llena de energía ;).

    Abrazotes a todas ¡y feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  7. Lucía es una autora polémica, pero no se porque, es cierto que no he leído ninguna novela suya, pero si me gustaban sus columnas de adn, porque no tiene pelos en la lengua y dice lo que piensa...te puede gustar o no pero si opinas hazlo con respeto...en Facebook he visto como mucha gente se alegraba de la noticia de que dejaba de publicar y sinceramente creo que ella es libre de decir lo que le de la gana y me asquea la gente que se transforma en la red diciendo barbaridades...¿porque no respetamos a los demás? nos iria mucho mejor en la vida... Saludos.

    ResponderEliminar