30 dic. 2011

Princesita, princesita mágica...


Esta noche estoy con ganas de hablar con las paredes (porque no hay nadie despierto) y de comerme un trocito de tarta de queso, otro de tarta de chocolate borracho y otro más de tarta de bollo suizo (no he cenado, así que tengo hueco para los tres).

Este último deseo es de ayer, hay que ver cómo me repito. Casi tanto como los parecidos, así, un poco en general, de estos dos carteles. A la izquierda, el de Princesa por sorpresa, película basada en los estupendos diarios de la princesa Mia de Meg Cabot, y a la derecha, el de la nueva versión de Blancanieves. Es cierto, diréis: la señora de la izquierda es la abuelita de la princesa y la de la derecha es la malvadísima madrastra. Pero son dos señoras actrices. Y la sonrisa de la madrastra, Julia Roberts, es tan preciosa como la de la actriz que encarna a Mia, Anne Hathaway; y hay muchas coronas repartidas por ahí; y cada princesa es pícara a su manera; y los subtitulitos están en rojo manzana...

Tengo hambre, dadme la razón u ofrecedme un trozo de tarta.


Y termino con otra curiosidad en la que he caído hace unas horas. ¿Se parecen o no se parecen esos dos señores encapuchados? Los argumentos de una y otra historia no podrían ser más distintos, pero, oigan... Ah, y la chica de Verbo se llama como yo.

Buenas noches. Veré si sueño con pastelitos o, si me da el aire, mañana aprendo a cocinarlos.

(soy pesada, lo sé, de ideas fijas)

2 comentarios :