13 nov. 2011

El capítulo siete de Rayuela

El otro día era sábado por la mañana y estaba en clase. Alegría. Tenía el cerebro todavía legañoso y mi cuerpo echaba (mucho) de menos el algodón del pijama y el calorcito de la cama, pero me desperté entera cuando el profesor de literatura nos dio para leer el capítulo siete de Rayuela, de Julio Cortázar. Había probado algo de la literatura de este señor en la carrera, pero como con tantos otros escritores, guardé su imaginario en un cajón... Hasta estas líneas:

Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándola como si saliera de mi mano, como si por primera vez tu boca se entreabriera, y me basta cerrar los ojos para deshacerlo todo y recomenzar, hago nacer cada vez la boca que deseo, la boca que mi mano elige y te dibuja en la cara, una boca elegida entre todas, con soberana libertad elegida por mí para dibujarla con mi mano en tu cara, y que por un azar que no busco comprender coincide exactamente con tu boca que sonríe por debajo de la que mi mano te dibuja.

Me miras, de cerca me miras, cada vez más de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez más de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes, jugando en sus recintos donde un aire pesado va y viene con un perfume viejo y un silencio. Entonces mis manos buscan hundirse en tu pelo, acariciar lentamente la profundidad de tu pelo mientras nos besamos como si tuviéramos la boca llena de flores o de peces, de movimientos vivos, de fragancia oscura. Y si nos mordemos el dolor es dulce, y si nos ahogamos en un breve y terrible absorber simultáneo del aliento, esa instantánea muerte es bella. Y hay una sola saliva y un solo sabor a fruta madura, y yo te siento temblarcontra mí como una luna en el agua.

Hasta aquí. Respirad hondo.
Y ahora moved la lengua dentro de vuestras bocas para saborear las flores y jugar a perseguir a los peces, pequeñitos, rápidos y de colores. Buenas noches y deliciosos besos. ¡Poesía en prosa para todos!

8 comentarios :

  1. ¡¡Hola Alba!!
    Pues, sólo te voy a decir que no podés perderte de escucharlo en la voz del propio Cortázar:
    Cap 7: Toco tu boca.
    ... y anímate a jugar más en el mundo cortazariano; yo amo perderme en ese mundo.

    ¡Saludos desde lejos muy!

    ResponderEliminar
  2. ¡Me abruma escuchar el poema de su voz! Gracias, JMH ;).

    ResponderEliminar
  3. :O No había leído nunca nada de este autor, pero qué fragmento, cuánto sentimiento... *.*

    Creo que tengo algún libro suyo por casa, no sé si éste, buscaré ;)

    Besitos nubosos!

    ResponderEliminar
  4. Este fragmento me encanta! ya lo conocía y la verdad es que está lleno de sentimientos, de pasión...
    muy bueno

    ResponderEliminar
  5. Mi beso literario favorito, EL BESO.
    La Maga y Rocamadour, mmm... jugando a desencontrarse :)
    sweet dreams ;)

    ResponderEliminar
  6. Ha sido genial, yo conocía esta obra pero nunca la he leído en profundidad, he utilizado algunos de sus versos en gymcanas literarias (no preguntes...).
    Me ha gustado que lo compartieses con nosotros. Gracias. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Que bonito :D siempre me ha dado curiosidad este libro pero todavia no lo he leido, gracias por poner este capítulo que te deja sintiendo cosquilleos :P

    Saludos =^..^=

    ResponderEliminar
  8. Me alegra mucho que os gustara ;). ¡Abrazos!

    ResponderEliminar