13 oct. 2011

¿Y ahora qué, Anne Emond?


"Ahora que he terminado de leer mi libro... no sé qué hacer conmigo misma."

Terminarse un libro es motivo para muchas cosas. Si ha sido un horror, para probar con otra historia sin perder la fe; si ha sido maravilloso, para intentar seguir ganando la lotería literaria. Pero en cualquier caso, terminarse un libro significa leer después otro, y antes de eso elegirlo, y para ello barajar opciones y descartar novelones y cercar el cerco y dudar hasta el infinito y mucho más allá sobre si este librucho o el otro. Vamos, que lo que más me gusta del placer de leer es el placer de haber elegido y llevar ya unos cuantos capítulos leídos: para entonces, aunque la elección haya sido como para arrancarse la piel a tiras y echarla al mar, al menos llevo un cachito leído y empiezo a manejarme con los nuevos personajes, el nuevo lenguaje y los nuevos dramas. Y digo "nuevo/s" cuando puedo decir manido/s y resabido/s y ahdiosmíootravezno, claro, pero eso, como ayer cuando hablé de Remy y Wendy, es otra historia.

Y todo esto para qué.

El porqué es evidente: ya es de madrugada y una se merece un poquito de libertad en su Tienda de las Horas. ¿Pero "para qué"? Para contar que tal vez mi próxima lectura la elija como hago con la ropa, y me explico: es que me visto según mis humores. ¿Que amanece con sol y los pájaros cantan y las nubes se levantan que si que no? Me enfundo un pañuelillo de colores vivos, pulseras bonitas y mis zapatos rojos. ¿Que me despierto con el pie izquierdo y no tengo el corazón contento ni lleno de alegría? Pues voy de negro, de los pies a la cabeza, y además lo arreglo mirando mal a la gente por la calle, intimidando como una arrabalera. La verdad es que tengo curiosidad por mañana: ¿qué pie descansaré primero en el suelo?, ¿caerán chuzos?, ¿seguiré escribiendo con letras de canciones?

6 comentarios :

  1. Yo también trato lo más que puedo, de leer según mi humor, pero es un problema porque éste varía con frecuencia.
    Y sí, terminar un libro es motivo para muchas cosas. No importa el qué, pero si importa hacerlo.

    ¡Buenas madrugadas!

    ResponderEliminar
  2. Yo solo he dejado un libro a un lado, porque en verdad me jalaba de los pelos... pero desde entonces creo que me sentí mal conmigo misma, y he aprendido a respetarlos aunque tenga mil ocho mil de ganas de abortar la misión!
    Besos! (:

    ResponderEliminar
  3. Me encantan tus entradan, y esperando que suene a admiración y no ha peloteo, te diré que las espero con ilusión.

    Estoy de acuerdo contigo. A mi tambien me pasa, cuando tengo un libro que no me gusta entre las manos, mi unica alegria es pensar: ¡bien, ya me he leido 100 paginas, queda menos para acabar la tortura! jeje

    Pero cuando si me ha gustado mucho un libro, ¿no te pasa eso de mirar la contraportada cuando lo has acabado, con un suspiro, como quien acaba de zamparse un buen postre y contempla el plato vacío con una mezcla de alegría y nostagía?

    Me callo que si no, no pararia nunca de teclear. Gracias por tu blog! Sigue así

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por eso, nikky :).

    ¡Abrazos a todos!

    ResponderEliminar
  5. Hola!!! acabo de encontrar tu blog y quiero decirte...que manera de escribir tienes!! me encanta...algunas de tus entradas describen perfecto lo que he llegado a sentir pero no soy capaz de expresar te cito "Ahora que he terminado de leer mi libro... no sé qué hacer conmigo misma."
    es así como me siento más seguido de lo que me gustaria, es muy dificil encontrar lecturas realmente amenas, al menos de acuerdo a gustos particulares y luego lidiar con el vacio que sientes al terminar....

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar