2 oct. 2011

Cómo mantener la calma para encontrar al señor Darcy

Hay que currárselo para encontrar a Mr. Darcy . Eso lo saben bien Jane Austen (Orgullo y prejuicio) y Helen Fielding (El diario de Bridget Jones), que se las hicieron pasar canutas a sus protagonistas femeninas hasta que encontraron el amor. La de Austen, Elizabeth Bennet, se apoyaba en su fortaleza para soportar la indecisión de Darcy, tan dramático; mientras que Bridget, mucho más moderna pero menos romántica, ahogaba sus penas en las copas, los cigarrillos y la abundante comida. Hay que entenderlas: buscaban un manjar para toda la vida que se hacía de rogar.

Un señor Darcy es educado, inteligente, un poco inglés en sus formas y cuando arruga la nariz, esencialmente bueno aunque tan tímido que da la impresión de ser arrogante e intratable, cariñoso cuando cree que no le ven, siempre sincero y tremendamente torpe en sus habilidades sociales. No es peligroso, ni encantador, ni insustancial. Mr. Darcy es Mr. Darcy: adorable a su manera y el sueño de muchas.

No podrá ser nunca un señor Darcy el vecino de enfrente, desaseado y maleducado, que sale al balcón todas las mañanas para poner la música a todo trapo hasta que se oculta el sol. Sigo sin explicarme por qué tiene enchufado el equipo en esa parte de la casa, aparte de para dar un concierto de música mala al vecindario. Tampoco serán Darcys los chicos de una noche, esos que salen a cazar a las discotecas muy pagados de sí mismos y chocan pechos con los colegas cada vez que logran un triunfo. Ni los que no saben lo que quieren, los cobardes o los lloricas de esquina fija; tampoco los zalameros de lengua venenosa ni los que se compran zapatillas especialmente diseñadas para trepar y machacar. Todos estos ejemplares del sexo masculino sólo pueden aspirar a ser señores Wickham, clérigos Collins o editores DanielCleaver; aunque a veces ni eso, vamos a ser justos.

Nunca he sido de las que llevan preparando su bodorrio desde el jardín de infancia, y cuando era una enana y mis amigas ya empezaban a fijarse en chicos, con boquita pequeña les decía que no le encontraba el atractivo a eso de echarse novio. ¿Para qué? ¿No era más divertido hacer trastadas con tu mejor amigo en lugar de andar por ahí súper serios cogidos de la mano? La verdad es que me tomé mi tiempo antes de despertar, y cuando lo hice, sin prisa descubrí que no todos los proyectos de hombre serían siempre tan lamentables, que como habían contado Austen y Fielding de verdad existían los señores Darcy. Ellos hacen que el tortuoso, indescifrable, cachondo y extraordinario camino del amor valga la pena, sólo hay que mantener la calma y ponerse a olisquear. Sin desesperar y convertir el juego en una locura, ojo, hay que saber disfrutarlo. Y al final, después de ochopicientas vueltas de arriba abajo y de abajo arriba, varios entrometidos señores Wickham y Cleaver, ojos de sapo de no poder parar de llorar, granitos de arena que convertimos en cordilleras, caos cerebral, y donuts y ensaimadas para ahogar las penas, conoces a tu propio Mr. Darcy. Y aunque no siempre vaya a ser el hombre perfecto porque, gracias a Dios, no existe un hombre tan perfecto (sería desesperante, para tirarse de los pelos), y haya que mimar la chispa día a día para mantenerla calentita y segura, vale la pena vivir, saborear y exprimir la aventura.

17 comentarios :

  1. Me encanta el artículo. me he echado unas buenas risas. totalmente de acuerdo contigo ;)

    ResponderEliminar
  2. Creo que mi antiguo enamoramiento del señor Darcy ha vuelto lol...Ahora, por lo que has dicho, he decidido releer O&P, aunque sea solo para tener en mente a ese modelo de hombre ideal que Dios ya debería haber puesto en práctica más de una vez... ¡Sigue así!

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado como has descrito a Mr. Darcy. Enhorabuena por tus palabras!

    ResponderEliminar
  4. El señor Fitwilliam Darcy ha hecho mucho daño a los hombres reales. ¿Cómo competir con ese referente?

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que he encontrado a mi Mr. Darcy, le doy el sí el año que viene, jajaja. Espero que él no sea tan indeciso como el prota de la Austen. Artículo ingenioso, me gustó ;)

    ResponderEliminar
  6. wow! de verdad que te has lucido con este artículo!
    me gusta bastante y tienes bastante razón!

    ResponderEliminar
  7. HoLa!

    ¡OMG! Y yo que no me he encontrado con un Mr. Darcy, seguramente anda por ahí perdido mientras yo me la paseo de lo lindo con mis compañeros. Seguramente que cuando me atrape me traerá cacheteando la banqueta. xD

    ResponderEliminar
  8. Me encanto este artículo!... Mue bueno, ojalá todas encontremos a nuestro señor Darcy...

    ResponderEliminar
  9. Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh
    La búsqueda de Mr Darcy puede ser ardua, y debemos agradecer a los Wickham y a los Collins que nos muestran lo que no queremos, para aprender lo que sí queremos!!! Lo difícil es saber hasta que porcentaje de Mr Darcy podemos buscar y a qué porcentaje debemos renunciar, porque tampoco es lógico buscar un 100% Darcy (especialmente por Colin Firth está felizmente casado....).
    Yo también hace poco terminé mi primer (si, la primera) lectura de OyP y, al cerrar el libro, abracé fuerte a mi marido (que dormía plácidamente, sin enterarse de la comparación de la que estaba siendo objeto). Obviamente creo haber encontrado un buen porcentaje Darcy, pero como dices al final (y aplaudo) hay que mimar esa chispa para poder vivir nosotras lo que no se cuenta al terminar el libro.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  10. Sip, efectivamente Darcy es el sueño de toda chica! Me fascino el articulo, hay que tener los ojos bien abiertos porque los Cleaver abundan. Besos!

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué bonito el final! :)

    Yo sigo con mi búsqueda xD.

    ResponderEliminar
  12. :D esta entrada me ha encantado mucho, y es verdad a quien no le gustaria encontrar a alguien parecido a Mr. Darcy que la haga muy feliz, espero encontrar al mío muy pronto XD


    saludos _O/

    ResponderEliminar
  13. Después del comentario de Jorge me pregunto cuál será la señora Darcy ideal, jeje.

    Abrazos a tod@s y mucha suerte con la búsqueda de la imperfecta perfección :).

    ResponderEliminar
  14. ¡Qué pluma tienes! :)
    ¿Hay un Darcy para todas? no sé... en el caso de que fuera cierto, ¿qué se hace cuando no se coincide?¿cuando no te le encuentras?

    ResponderEliminar
  15. Jajaja!! gracias por tu excelente descripción de Darcy!! lo dicho me encanta tu forma de escribir...yo estoy profundamente enamorada de Mr.Darcy y se que jamás encontrare uno como el así que me conformo con leerlo cada vez que me de la gana y sienta que no hay esperanza en el mundo...

    ResponderEliminar