11 sept. 2011

Hay rugidos que... bueno, sorprenden




Arriba, mi contrincante; abajo, yo después de perder a las cartas durante una noche entera. Qué mareo, qué mal perder... A dormir, pospondré la fiesta. Y que quiten las calles hasta mañana, caramba.

1 comentario :