27 jul. 2011

Paranormal, de Kiersten White

Mi opinión sobre este libro ha mejorado un poco desde aquel día en el que tan sucintamente lo puse a caldo diciendo cosas como que alimentaba un cliché tras otro y resultaba previsible e incongruente en trama y elenco, o que sus chistes eran poco graciosos y las conversaciones tontas. Desde esa no~reseña a mediados de junio, en mi pueblo ha llovido mucho, y viéndolo con perspectiva hoy voy a ser un poco más generosa... aunque Paranormal sigue sin parecerme ni remotamente la vuelta de tuerca que el género estaba esperando que reza su portada.

Tenemos a Evie, una humana ni normal ni corriente, para variar. Su mejor amiga es una sirena que siempre está bajo el agua y tiene montado en su inmenso acuario todo un centro de operaciones especiales; y su ex, un hado loco y perverso que vive obsesionado con ella, es tan astuto que sería capaz de encontrar sin mayor problema una fisura en la teoría de las tres leyes de la robótica de Asimov. La guinda del pastel la pone la Agencia Internacional de Contención de Paranormales, para la que trabaja Evie y en cuya sede vive, estudia, se pasea, refunfuña y se aburre como una abeja sin miel. Esta agencia es una organización ultrasecreta que controla, ficha y clasifica a todo bicho paranormal viviente; y a eso precisamente se dedica Evie, en parte gracias a su singular habilidad para identificar paranormales. Al principio es todo muy bonito y cuadriculado... hasta que a nuestra protagonista se le enciende la bombilla y concluye que tanto control sistemático no puede ser bueno. Si a eso le añadimos que descubre que no es humana y que hay un malnacido por ahí que se dedica a masacrar a los paranormales, el cóctel está servido. Eso sí, que nadie la moleste cuando echan por la tele Easton Heights, su serie de instituto americano favorita. Así caigan rayos y truenos.

Masticada y reposada la lectura a conciencia, debo admitir que no me pareció tan mala, sólo del montón. Cae y recae en tópicos, los diálogos no siempre resultan brillantes, del tema amoroso mejor no opino porque me enciendo , la historia es mortalmente previsible, tiraría con gusto a la papelera muchos golpes de efecto malogrados y las ideas preconcebidas de la autora sobre Europa son como para arracarse la piel a tiras (¿hoy estoy melodramática o no?). Pero todo este batiburrillo de defectos a veces se salva gracias a un estilo limpio y desenfadado, una pizca de humor, unos personajes principales interesantes y más o menos bien desarrollados ~salvo los malos, que son de chiste~ y una ambientación a la que le doy un notable. Por supuesto, no se me ocurriría olvidarme de las hadas, la gran baza de este libro: Kiersten White ha pintado su universo, paralelo al nuestro y oscuro como boca de lobo, sin salirse del dibujo, y le ha quedado algo muy chulo. Y perverso, y con un potencial increíble, y misterioso, y juguetón. Ah, Reth, cuando conozcáis a Reth (θωθ)/~... Pero sin duda casi lo mejor de la novela es su cubierta: atractiva no, lo siguiente, y ya se sabe qué ocurre con aquello que entra por los ojos.

En definitiva, una obrita que se despacha pronto, cuya idea pretendía ser original pero termina haciendo aguas y con una protagonista a la que más le vale madurar un poco en la siguiente entrega de la saga. Le doy a White un voto de confianza; como mucho dos.

5 comentarios :

  1. Pf, uno mas del monton (?) Que mal u.u No se, por muy predesible, por muy topicoso que sea, igual lo quiero leer xD.
    Buena reseña linda ^^

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Es mi actual lectura y, sorprendentemente, la estoy disfrutando mucho. Si bien coincido contigo en la gran cantidad de tópicos que explota, creo que White los dota de cierta originalidad. Me gusta, me gusta.

    PD: La serie se llama Easton Heights xDDD

    ResponderEliminar
  3. @Javier Cagüen la mar con el nombre de la serie xD. Ahora mismito lo cambio.

    ResponderEliminar
  4. Le tenía ganas hasta que leí la reseña de Alendax. La vuelta de tuerca al género que estabas esperando, solo puede ser si lees el libro del revés.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo sigo sin darle una oportunidad. Esa pegatina de cuore lo ha condenado conmigo xD

    ResponderEliminar