28 jul. 2011

Las 3 leyes de la robótica de Isaac Asimov

Estas cosas, como algunas operaciones matemáticas o la teoría de los viajes en el tiempo, siempre me han fascinado, porque uno puede entretenerse con ellas hasta enloquecer y creer que se ha dado con el final del círculo vicioso para luego caer de nuevo dentro de él y seguir rodando.

Es como la ¿paradoja? del barbero que afeita sólo a la gente que no se afeita a sí misma, donde hay que averiguar quién afeita al señor barbero. Él no, porque eso indicaría que se afeita a sí mismo, y por lo visto sólo afeita a quienes no se afeitan a sí mismos; pero otra persona tampoco, porque si le afeita alguien que no es él mismo quiere decir que no se está afeitando a sí mismo y por tanto tendría que afeitarse a sí mismo, pues esa es su labor. Complicados los círculos viciosos, ¿verdad? Aquí dejo el desafío de Asimov.

  1. Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
  2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la Primera Ley.
  3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en la que esta protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

6 comentarios :

  1. Me ha gustado mucho esta entrada, sobre todo todo tu rollo del barbero xD, ahora lo tendré siempre en mente. Las leyes de Asimov ya las había leído en una ocasión, de cualquier forma, hasta la fecha me siguen causando cierta gracia, aunque muy probablemente su intención no sea dar gracia.

    ResponderEliminar
  2. A mi las paradojas me fascinan pero le hacen dar vueltas a mi cabeza y acabo por desconectar de ellas, me abruman.

    ResponderEliminar
  3. Jajaja me encanta la paradoja. Las leyes de Asimov ya las sabía ^^

    BESOTES!

    ResponderEliminar
  4. @Centinela La paradoja del barbero es brutal xD.

    Abrazotes, chicas.

    ResponderEliminar
  5. Me he leído esta entrada como tres veces, y he sonreído de la misma manera en todas esas ocasiones. Yo también soy amante de esas teorías que te hacen dar vueltas y vueltas y hacen parecer que siempre regresas al mismo punto de partida, aunque siempre se puede adelantar algo.

    ResponderEliminar
  6. @Deigar Muchas gracias, ahora ha sido tu comentario el que me ha hecho sonreír a mí. Otro día intentamos desmontar la teoría de los viajes en el tiempo de Rowling, ¿te parece?

    ResponderEliminar