16 jun. 2011

Cosas de diario

Estar comiendo galletillas con Nocilla y que desde la cocina llegue un olor a mar y gambas que tumbaría a cualquiera.

Sacar la ropa de verano del baúl, descubrir que olvidaste que tu vestido más bonito perdió un botón allá por agosto y tener que cambiarlos todos porque el desaparecido, de tela bonita, a saber dónde quedó. A coser y sin dedal, para que pinche.

Que den las cuatro de la madrugada y, mientras escuchas en la radio tu programa de todas las noches, hacerte una ensaladita de tomate y cebolla. Al rato, descubrir que la cebolla de madrugada no es buena idea. A la mañana siguiente, confirmarlo.

Ordenar la habitación y llenar dos bolsas de basura.

Ir al cine a ver mutantes, beber una cantidad ingente de cocacola durante la primera parte de la película y pasarte la otra mitad bailando en la butaca porque necesitas ir al baño a hacer pis.

Echar cuentas y comprobar que haces un trabajo gratis. Pero lo haces para salvarte el culete en otro, qué remedio.

Bucear entre apuntes y hacer trampas como en Jumanji, es decir, comprobando todo el rato cuántas hojas quedan para terminar el tema X. Y sentirte como en El día de la marmota, sin salir del bucle del "¡¿cuánto queda ~ esto ya lo he vivido ~ no avanzamos, señores?!"

Postear en el blog de LJDH y que el atontado odiador de turno me ponga de putilla para arriba. Disfrutar de su cobardía y desearle, un poco pijamente, "No te odio, pero ojalá que tu Kinder no tenga sorpresa" (grupo en Facebook, por si las dudas).

Buscar una imagen para ilustrar el post, clicar Nocilla en Google Imágenes (principalmente porque me había entrado hambre, no se vayan a pensar) y que te salga una niña diabólica mientras mira a su madre prepararle la merienda.

Tener en la mesilla Si tú me dices ven lo dejo todo... pero dime ven del crack Espinosa y verme obligada a ignorarlo hasta la semana que viene. Y por Dios que como se me ocurra echarle un vistazo al libro, que baje un ángel o suba un demonio y me rapen la cabeza. Con lo que está costando que me crezca el pelajo, me parece una buena auto-amenaza.

Guardarme un as en la manga para esa semana que viene.

5 comentarios :

  1. Leer la tontería que venga hoy a decirte.

    ResponderEliminar
  2. Me siento identificada con lo de los mutantes...

    ResponderEliminar
  3. "No te odio, pero ojalá que tu Kinder no tenga sorpresa" me encanta ^_^

    La niña de la nocilla ciertamente tiene cara de diabólica sip.

    ResponderEliminar
  4. Lo del odiador de turno me ha matado, jajaja, ¿porque la gente se dedica a esas cosas? son patéticos, pero la respuesta pija es genial!

    Lo de la coca-cola me pasó con eclipse pero no quería perdeme a OMJ (Jake claro esta...)
    En fin ánimo con el estudio! yo estoy igual y lo malo es que lo mío no termina, jejeje tendre que esperar a Agosto. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me identifico con lo de los apuntes, no hacen más que aumentar de volumen cada vez que los miras con esperanza de que terminen XD Un beso

    ResponderEliminar