19 may. 2011

Una libélula

Ahora que la casucha vuelve a funcionar a pleno rendimiento (sólo falto yo de enchufarme a la corriente), que el .com y casi dos mil feed-readers han regresado como buenos hijos pródigos, que hoy me han dado una buena noticia y que no tengo ni un segundo de tiempo para escribir esto pero lo hago...

Hablemos de las tetas de Pe, que en la premier de la cuarta entrega de Piratas del Caribe estaban ahí arriba, bien altas, maduras y orgullosas, presidiendo un escote que ya me gustaría a mí. Preguntémonos a dónde va el tiempo perdido, dónde se esconde y quién lo custodia como si fuera el verdadero grial. Vetemos la frase "no dejará indiferente a nadie", porque no hay frase que deje más indiferente. Y pidamos a las musas del verano casi en ciernes (¿será correcta aquí la locución?) que los bañadores, bikinis y trikinis nos queden estupendamente sin mover un dedo y sin importar cuántos cruasanes engullamos. Claro, que por pedir, pidamos libros cañón, novelas acojonantemente buenas, obras que roben el aliento y no lo devuelvan.

Y roguemos a los cielos por una bonita libélula muerta ayer en el patio de mi casa. Mis gatas, como buenas felinas, no hicieron caso de los gritos que les eché a través de la ventana y, entre zarpazo y zarpazo, dejaron al bicho medio muerto en el suelo. Llegué allí corriendo, les regañé muy enfadada mientras me echaban esa mirada cariñosa de "no te entendemos, pero mira qué cosita tan grande y tan brillante te dejamos como trofeo" y tuve que rematar yo la faena con mis sandalias de verano para que la libélula dejara de agonizar e intentar mover esas alitas rasgadas. ¡No me gusta matar, caramba! Pero esto es el pan de cada día con los gatunos. También a Jamie, el protagonista de Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, le ocurría lo mismo que a mí, aunque su animal, un gatazo atigrado muy bueno pero muy salvaje, le dejaba de regalo ratones y conejitos.

3 comentarios :

  1. Jajaj lo de Pe me ha gustado.Esas tetas estan llenas de leche.


    Por fin LyE vuelve a .com

    ResponderEliminar
  2. Que pena...adoro las libélulas, me recuerdan al río de mi pueblo, pero los gatos...a mi me deja los cadáveres de moscas y polillas a tutiplen, jajaja. Es su naturaleza. :)

    ResponderEliminar
  3. Buenísimo el puntazo de las tetas de Pe jajajajaja ¡ya me gustaría a mi tener ese escote también, leñe!
    Deseando estamos todos de que llegue de una vez por todas el verano y dejar los libros y los apuntes aparcados en algun oscuro rincón de nuestra habitación.

    Y bueno, yo no se lo que son los días gatunos, si acaso perrunos, pero mi perro nunca me dejó ningún trofeo, casi mejor. Tienes que comprenderlas, ellas no lo hacen con mala intención.

    Un besazo, Alba. Espero que todo te esté yendo fenomenal :)

    ResponderEliminar