3 may. 2011

"Dientes, dientes, que es lo que les jode"

Vengo de leer a la Oro: ya sabéis, la pomelo limonera. Y lo hago girando el pescuezo y deseándole un masaje con cariño, porque una vez más salgo del blog de la pinillista con los ojos mirando hacia el cerebro de tanto agitar la cabeza. Arriba y abajo, arriba y abajo, agitar y golpear, agitar y golpear. Entre muchas cosas interesantes, el último post de la señora Oro Pradera dice así:
"Y luego está la vida, que te va modificando las dosis de todo eso -del dolor, del amor, de la mala leche...-, pero tú tienes que seguir escribiendo. Y ser el mismo escritor."
Como una flecha al corazón y algo que es cierto para escritores, músicos, pintores, matemáticos, peluqueros y pasea-perros. Y baldosistas, claro, que son esos que ponen las calles cada mañana cuando amanece, siempre iguales y de baldosas amarillas como las de Oz, sin importar el peso vital que carguen sobre espaldas y hombros. Al final todo se reduce a lo que murmuraba la Pantoja sobre los dientes. Pero, eh, oigan bien, no es fácil sonreír cuando en lugar de salivar la boca llora, aunque como dice la Oro,
"¡Ah! Pero para eso está el estilo."
{lee el post completo de Begoña} {cotillea los colores de P&L}

3 comentarios :

  1. La Oro ha sido todo un descubrimiento, me encanta su pluma siempre tan fresca y simpática.

    ResponderEliminar
  2. mmmm No la conozco, esta entrada me ha dejado un poco confusa xD

    ResponderEliminar
  3. Hay que leer un poquito lo que contaba la Oro para pillar el caos de mi post, jeje :P.

    ResponderEliminar