11 abr. 2011

Proyecto Amanda. Libro I: Invisible, de Melissa Kantor

Sienta bien la perspectiva. Diría que siempre, pero regodearse en un mismo punto nos hace sentir seguros porque se trata de algo conocido. Es como con los libros, que tiendo a leer siempre lo mismo sin salir de ese pozo maniqueo tan aburrido, pero después me canso de repetirme y pruebo aires nuevos con ganas de que me sorprendan. Eso ha sido Amanda invisible, y qué contenta me ha dejado. Rápido, ágil y divertido, curioso a rabiar, extraño y misterioso, bien dibujado, amable y pensante; estos adjetivos cobran sentido durante la lectura, ojo, no los suelto porque sí o porque esté un pelo obsesionada con las enumeraciones.

Mi libro llegó a casa sin sobrecubiertas, pero eso lo hizo todavía más especial, más raro. Y a mí lo extravagante y original confieso que me ENCANTA. Por eso mi Amanda es de color rosa chillón y entre dos páginas que no diré descansa un diente de león de esta primavera.

Leí la novela, la primera de una serie de ocho, bajo un cielo azul que requería no mirar con fijeza al sol, y fui a buen ritmo, deprisa y corriendo aunque sin llegar a resollar como una vaca echando una carrera al tiempo. El misterio estaba claro, existía una chica hippie, inteligente y tremendamente camaleónica que se hacía llamar Amanda y se había camelado a todo Blas: a la lista que como una tonta había caído bajo el yugo de las populares del instituto, todas barbies borreguillas; a la friki, la que a pesar de sus posibilidades se había ganado a pulso convertirse en una paria; y al que cerraba el círculo, un buen chico guapete, buen dibujador y todavía poco hecho. A los tres hizo creer que eran sus guías, parte de ella, su persona especial... pero Amanda un día desaparece, se rompen los esquemas y se desencadena el caos. Porque nadie sabe quién es esta chica, dónde se esconde, por qué se ha dedicado a dejar mensajitos por toda la ciudad o qué es aquello de lo que tiene miedo. Serán sus guías, unidos por la causa a pesar de sus diferencias, los que rastreen sus miguitas de pan. Algunas se las habrán comido los pájaros, como ocurrió en el cuento de Hansel y Gretel, pero otras seguirán ahí, en el camino de baldosas amarillas de Oz, brillando como si las hubieran bañado en líquido fosforescente.

Posdata ~ A quien le haya asustado eso de "la primera de una serie de ocho", que respire hondo como yo. Mientras la búsqueda de Amanda no aburra, creo que merecerá la pena; además, si no me equivoco el segundo libro está escrito por Peter Silsbee (en Estados Unidos sale a la venta esta misma primavera) y el tercero correrá a cargo de Laurie Faria Stolarz, cada uno narrado por un personaje diferente. Siento bastante curiosidad .

6 comentarios :

  1. Tengo este libro en la estantería desde hace tiempo y la verdad es que me interesa mucho, tengo ganas de leerlo. A ver si saco tiempo para cogerlo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, la verdad es que me parece bastante curioso esta libro,y no he leído muchas reseñas (creo que solo una antes de esta), así que me quedo con tu opinión. Aunque lo que no sé si me convences es que cada libro loe scriba un autor...

    ResponderEliminar
  3. mmmm que ganitas de pillarlo por banda!! En mi estantería me está esperando :) espero que sea una de mis próximas lecturas porque le tengo muchas ganas^^
    un beso Alba!!

    ResponderEliminar
  4. Se ve tan bueno! Creo que como es un libro un poco fuera de lo comun llama tanto.
    Me encanto la reseña
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es demasiado grande, Amanda me encantó. Espero que no aburra, como dices. Le tengo miedo por eso de ser 8.

    ;) muá

    ResponderEliminar
  6. Este libro me intriga, la verdad me apetece, pero 8 libros...puff no sé yo. De momento me lo pienso. Saludos!

    ResponderEliminar