1 abr. 2011

Berta Mir detective I: El caso del falso accidente, de Jordi Sierra i Fabra

Mi último bocado a las letras de Jordi ha sido el primer caso de Berta Mir, nueva protagonista serial del autor. La chica se conoce la ciudad de Barcelona al dedillo, tiene aspiraciones musicales, se le da bien jugar a detectives y tontear con los chicos, y es bastante espabilada, por no decir tan superdotada como Joa, la hija de una tormenta. Una protagonista cien por cien I Fabra, cosa buena, aunque la acompaña una trama poco original y algo deslucida que hubiera necesitado un poquito más de reposo y color.

Todo arranca con un crimen: alguien ha querido matar al padre de Berta y, aunque le ha salido el tiro por la culata, lo ha dejado paralítico de arriba abajo. Un panorama desalentador para cualquier post-adolescente que se convierte de pronto en cabeza de familia. Pero todo hay que admitirlo: Berta no es cualquier chica, así que se calza los zapatos de suela de goma y se lanza a la calle a investigar la tormenta. Huelga decir que como buena hija de detective localizará todas las pistas y averiguará lo ocurrido en un tiempo récord.

¿Probaré pronto el segundo libro de la serie, El caso del loro que hablaba demasiado? No lo sé, porque a pesar de que generalmente disfruto con I Fabra, Mir no ha acabado de calarme hondo. Su historia es rápida, amena y sencilla, consigue lo que persigue y está bien escrita, pero no va más allá; se queda en un estado de "novela correcta a secas", a veces previsible y con unos personajes de lo más planos. Eso sí, reconozco que el desenlace se resuelve con un giro que augura cosas interesantes para ese segundo volumen, probablemente el verdadero contenido del continente (川・-・川).

1 comentario :

  1. Yo lo tengo fichado desde hace tiempo, quizás más adelante lo lea y es que me recuerda un poco a la serie de Veronica Mars y a mi los casos de detectives me encantan...
    Ya nos contarás que tal el segundo. ;)

    ResponderEliminar