26 mar. 2011

Bwitter (33) Do, re, mi, fa, sol, la, si; con bemoles y sostenidos

Me pasan "cosas" cuando escucho música. Pero música de la triste, nada de aserejés o Sarandonganosvamosacomer. Esas cosas entrecomilladas son muchas, pero siempre con un mismo esqueleto: me cosquillean los dedos de los pies, un cuchíbiri-cuchíbiri da vueltitas dentro de mi estómago como si quisiera rizarse entero, la cara se me calienta igual que a los personajes de los dibujos y se me erizan los pelillos de los brazos.

Dadme un poco de clásica con percusión de garganta profunda o una banda sonora como la de Gran Torino (o Pearl Harbor, que es la que escucho ahora) y me colgaré un par de comillas en cada oreja. Porque el otro día contaron por las ondas que alguien había dedicado su tiempo libre a estudiar quién es él la razón de que escuchemos música triste y me quedé con esta copla: porque nos emociona más que ninguna otra. Lo que ya no sé es si esto pasa con las letras... aunque adelanto que las prefiero poco dramáticas. Dadme un novelón y no sólo me emocionaré, también lloraré a moco tendido y me hipará el alma.

4 comentarios :

  1. Buah, la canción es genial :)
    En cuanto a las letras, la verdad es que yo no le doy mucha importancia, prefiero que tenga un buen ritmo...

    Los Bwitters acaparan gran parte del blog, es cierto. Bueno, lo que quieras hacer con el blog será bienvenido :D

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ya que hablas de música, aprovecho para recomendarte La bien querida, creo que te gustará :)

    ResponderEliminar
  3. te recomiendo que escuches la banda sonora de La Joven del agua. A mí me pone los pelos de punta cada vez que la escucho.

    ResponderEliminar
  4. A mi me inspira mucho la música y a veces las baladas me hacen llorar, pero por lo general cuando escucho música se me pone el corazón contento...
    ;)

    ResponderEliminar