19 feb. 2011

Antichrista, de Amélie Nothomb

Que tire un pedrusco a mis pies quien diga que leer a esta mujer no es una aventura. Nothomb está hecha de salsa, sal que pica, agudeza elevada a la máxima potencia, ironía refinada, droga rica, madeja que se enreda, lenguas que chocan en la intimidad y tinta de mil colores que salta a tu piel y se te queda tan bien pegada como una manzana de caramelo en el pelo.

Con Antichrista me ha pasado todo eso, aunque no de forma tan visceral como en Ni de Eva ni de Adán , por ejemplo. La de hoy es una obrita más de Amélie: ofrece una historia breve pero intensa y desnuda el alma de sus personajes, sí, pero no se trata de uno de sus libros geniales. A pesar de eso, Nothomb es Nothomb; menuda ella, ya sabéis.

Imaginad un tren de madera vieja que recorre la vía sin prisa y en paz. Ahora imaginad otro en sentido contrario y por el mismo raíl; es moderno, rápido, feroz y está dispuesto a embestir al que tiene enfrente. El primero se llama Blanche y el segundo Christa, Antichrista para todos sus enemigos. (...). Dejando olvidada en la vía la metáfora ferroviaria, hablemos de ellas, dos jóvenes estudiantes de universidad. Blanche es buena, sosa, blanda, insegura y retraída; y Christa, un perfecto combinado de energía, envidia, celos, malicia, mentiras, secretos y extroversión, se fija en ella. La seduce, literalmente la obliga a desnudarse, la manipula, la hace de menos y la desprecia; un proceso de alienación que lleva tiempo y no hace otra cosa que reflejar lo poco humanos que somos los humanos.

El desencanto general, la horrible personalidad de Antichrista y la decepción que Blanche planta en el corazoncito del lector, que apuesta por ella y la anima mentalmente hasta el final, son detalles que aprecio y elevo hasta donde les corresponde... pero precisamente son estos aspectos tan poco divertidos los que no logran que la novela pase a ser una de mis favoritas de la autora, pues se echa de menos ese efecto catártico de otros de sus libros.


Notas: me he tomado la libertad de versionar la cubierta | ・ڡ・|.
Libro prestado y leído en una mañana de verano en los jardines del Palacio Real de Madrid.

7 comentarios :

  1. Pues no he leido esta obra, ni de eva ni de adan si pero no me parecio taan increible xD

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, gatuna, ay! Adoro a madame Nothomb y Antichrista es el claro ejemplo de mi adoración.

    ResponderEliminar
  3. Ya decía yo que esta cubierta no me sonaba haberla visto nunca... xDD

    Hace poco tuve el honor de adentrarme por primera vez en uno de los libros de Nothomb, y su pluma me enamoró, así que estoy deseando leerla de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Pues tomo nota para cuando termine la que tengo entre manos.

    ResponderEliminar
  5. Hace muy poquito que, por fin, tuve el placer de probar algo de Amélie Nothomb: 'Brillante como una cacerola'.
    Soy consciente de que, al ser unos pocos cuentos, no será tan bueno como una novela de ésta autora, pero su narración me ha gustado mucho y estoy segura de que, en cuanto lea alguna de sus obras ('Ni de Eva ni de Adán' es la que más me llama)la adoraré. Antichrista también parece una buena opción, habrá que catarlas todas ;)

    ResponderEliminar
  6. Que bonitos los jardines, si no hace frío se puede leer muy agustito...Tengo que probar a esta mujer pronto! Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Interesantes lecturas, te felicito y de paso te invito a mi blog

    ResponderEliminar