14 nov. 2010

Heraldos de la luz, Víctor Conde


TOTAL:
Escritura:
Historia:
Personajes:
Ritmo:
Nivel de :
Perv-rating:


Desplegad las alas, oh, vosotros, ángeles de la guarda, porque las hordas de demonios que vomitará pronto el infierno se arrastrarán a través de agujeros y portales para tocar la superficie humana, viciarla y comérsela.

La gente chillaba histéricamente. Intentaban permanecer sujetos a algo al tiempo que abrazaban a sus seres queridos, lo cual no era fácil. Aquí y allá surgieron más grietas en las paredes y el techo, hasta que una de ellas rozó el cabestrante.
Tanya oyó cómo se partía el cable, deshilachándose como una madeja de hebras cromadas. La cabina escoró peligrosamente, inclinándose más de cuarenta grados.
(…)
Séfora ejecutó una finta para esquivar la hoja del demonio, aprovechó ese impulso y giró en el aire para propinarle una patada. Su talón golpeó limpiamente la mandíbula del demonio, pero no le hizo daño. Aun así, como ella esperaba, lo distrajo el tiempo suficiente como para empujarlo lejos del teleférico.

[p. 252 de Heraldos de la luz, fragmento escogido al azar]

Séfora no es aquella a la que la Biblia emparejó con Moisés: en nuestra historia no es mujer de nadie, sino sierva de Dios y un ángel menor. De piel negra, alas que la revelan como una criatura hermosa y poderosa, un mal genio tremendo y hábitos tan poco saludables para un alado como fumar y alcoholizarse un pelo, este ser ya centenario ha descendido de los cielos con la misión de encontrar a los tres humanos que salvarán al universo. Tres adolescentes, para más INRI, y ninguno totalmente en sus cabales.
Para alivio de todos, Séfora cuenta con una aliada sabia y nunca impetuosa: Nínive, otra criatura celestial hecha de pura energía que vive encerrada en un pequeño espejo~amuleto de mano. Las dos, entre carrera y carrera contrarreloj para salvar el pellejo de unos demonios infectos que les siguen la pista, deberán dar con esos tres adolescentes protagonistas de tantas profecías. Encontrarlos no será del todo complicado, pero mantenerlos con vida, ah, veremos.

Primero encontrarán a Tanya, una chica que no sabe si está segura o insegura de sí misma, tiene un novio al que no quiere, unos padres a los que reverencia y una actitud ante la vida muy particular y chulesca. Para demostrar al mundo que ella lo vale y los prejuicios son cosa tonta, ha elegido mostrarse como lolita; menudos sus vestidos. Después darán con Erik, un casi adulto con poca educación, bruto, juerguista, mujeriego y bañado en otros tantos topicazos que trabaja como especialista en películas de acción. Y por último, Mauro, el más sin sal de los tres, un chico aniñado de lo más triste que sufre por una existencia amarga, vive como scene o pseudo-emo y pasa las horas llorando en silencio por lo dolorosa que es la vida.

En fin
, que estos tres, entrenados por Séfora, se supone que son los salvadores del universo. Que Dios los pille confesados.


Gracias a un elogioso prólogo a cargo de la pluma del señor José Antonio Cotrina, mi aventura con Heraldos de la luz comenzó con muchas ganas y el pie diestro, y es que llegué a esta lectura tras una serie de obritas decepcionantes (léanse las futuras reseñas, que tanta pereza mental me dan).

Ahora, después de probar a Víctor Conde y saborear con calma lo que me ha contado en su novela, no me siento tan llena de energía como al principio. No hay duda de que maneja nuestra lengua de forma magistral, admito que me ha enseñado palabras curiosas, algunas de sus referencias al mundo real me han hecho gracia, maneja muchísima documentación y exprime a gusto la mitología, saca a relucir ideas potentes que reparte entre las páginas con un ritmo generalmente bueno, y tiene la poderosa habilidad de ser tan gráfico en su escritura que todo lo que cuenta inmediatamente lo veo traducido en imágenes; sin embargo, falla en detalles, algunos gordos.

No estoy segura de si Conde a veces ha pretendido ir de listillo, pero todos los personajes y el narrador, que en esencia son él mismo, a veces sueltan perlas pretendidamente graciosillas que están lejos de serlo (un ejemplo tonto es que a modo de chiste literario, critica a autores como Dan Brown o Stephenie Meyer, cuando los errores que él comete, los superventas se los comen con patatas); por no hablar de la falta de momentos de verdad culminantes: ¿dónde se ha visto que problemas existenciales se resuelvan en la friolera de media hoja, cuando en la historia de la literatura han requerido decenas e incluso cientos de páginas? Ocurre como mínimo seis veces y en todas ellas me llevé las manos a la cabeza. ¿Y qué hay de la piscina llena de tópicos a la que se tiran sin flotador los tres protagonistas? Con la que peor lo he llevado ha sido con Tanya, tan incoherente, que al principio iba de dura, luego se achanta y termina de reina del mundo mientras coquetea con el atontado de Erik; ese con el que mantiene diálogos absurdos muy de marketing adolescente y que a lo largo de la novela nos engaña con pensamientos de cariño y amor hacia la lolita mientras se trajina encantado a toda fémina que se le ponga a tiro. Me costó empatizar con estos dos, lo admito.

Pero detengámonos, porque lo bueno del libro es mucho y, a pesar de todo, se salva y tengo curiosidad por su segunda parte, Heraldos de la oscuridad, la reconquista del Cielo. De ella espero algo más de madurez general, una revisión profunda en su edición, una cubierta menos fea o mejor montada, las mismas excelentes ideas, la misma exhaustiva documentación, la ambientación con la que Conde ha dibujado el relato, y ese ritmo frenético que me ha empujado a leer el libro de cabo a rabo y con confesa avidez. Eso sí, subsanemos la casi breve retahíla de faltas de ortografía, ¿de acuerdo?


posdata
:
para quien me lea habiendo masticado ya Heraldos de la luz, ¿Séfora y su espejito mágico no os recuerdan a Sailormoon cuando se transformaba? Menuda friki estoy hecha (◢◙◣益◢◙◣).

20 comentarios :

  1. No pinta mal, aunque he de admitir que lo que más me ha atraído ha sido ese último comentario de Sailormoon XD

    Tonterías aparte, los tópicos me dan pereza y más los incoherentes, así que creo que por el momento tengo cosas más interesantes por leer.

    Un besoo

    ResponderEliminar
  2. Pues casi me lo compro ayer en la librería! La verdad es que me llamó la atención por tener tres personajes principales y no "la típica adolescente" como protagonista.
    Pero si me comentas que los personajes son una tanto planos...mejor que me espero y ya veremos si en la biblioteca lo ponen
    :)
    Cali

    ResponderEliminar
  3. Estoy por recibir el mío:D

    A ver que tal será-D

    kisses:D

    ResponderEliminar
  4. Pues todavía no me lo he leído, pero todo el mundo lo pone tan bien, que me están entrando ganas y eso de que yo y el tema de los ángeles no me va nada de nada, y mucho menos las reflexiones filosóficas sobre cielo e infierno.

    Pero la verdad, se ha mojado mucho el autor con el comentario de Meyer y de Brown, me sorprendió bastante, al igual que al resto de blogueros, todos lo han puesto en sus reseñas.

    ResponderEliminar
  5. NO ME LLAMA LA ATENCION,QUIZAS ALGUN DIA LE DE SU OPORTUNIDAD.
    ECHABA DE MENOS TUS RESEÑAS.

    BESITOS

    ResponderEliminar
  6. Este libro aparece por todos lados, yo también lo quiero :( pero es que tengo tantos que quiero... :P

    Me ha gustado mucho la reseña

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo pendiente. Creo que cuando acabe "Despertar" lo empezaré... ese o "El Tributo", otro pendiente desde hace mil.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Es la primera reseña sarcastica que leo, la verdad es que no l he leido y no podria dar mi punto de vista. A la vista se ve que es bueno, pero no taaanto :D

    besos letrer@

    ResponderEliminar
  9. Pues a mi me gustó bastante más que a ti, por lo que se ve.
    Tanya y Erik si que me cayeron bien. Es verdad que Tanya es muy segura de sí misma y luago se achanta, como dices. Pero es segura de si misma en un concurso de genios, en su vida cotidiana... etc, es lógico que la pobre se piense si creer al ángel, ir a salvar a sus padres, pelear con demonios... en fin, que no es algo que le pase todos los días xD

    Por cierto, espero esas reseñas ;)

    ResponderEliminar
  10. A pesar de adorar la mitología, este libro no me llama nada de nada. Y menos con lo que has dicho de las faltas de ortografía. Creo que de momento paso.

    ResponderEliminar
  11. Pues no me llamaba mucho, creo que la portada tenía parte de culpa...
    Pero últimamente he leído reseñas tan buenas... y vale, la tuya no es tan buena, pero es una buena reseña para ser tuya jeje
    Es sólo que los otros han mostrado una opinión más general ("es bueno") y tú has sido más específica ("es bueno pero...") jaja

    Un placer volver a leer tus reseñas ;)

    besitos

    ResponderEliminar
  12. Cada día que pasa, y cuantas más reseñas leo de este libro, más ganas me dan de leerlo. Próxima adquisición yaaaaaa.

    Gracias por la reseña

    ResponderEliminar
  13. Creo que no lo compraré, por lo menos ahora. No sé... esque no me llama para nada xD

    Buena reseña^^ Un besote <3

    ResponderEliminar
  14. Jajaja, que punto lo de Sailormoon!
    La verdad es que el libro me llama la atención, pero los personajes no me llaman mucho, me lo pensaré..
    Genial reseña! saludos.

    ResponderEliminar
  15. A mí me ha gustado bastante, es entretenido y se lee en un suspiro, aunque coincido en los fallos del autor, los personajes podrían haber estado más trabajados. A mí el que menos me ha gustado ha sido Mauro, si no existiera ese personaje daría igual de lo poco que aporta a la histora. Mi favorita sin duda ha sido Séfora.

    ResponderEliminar
  16. Hola amigos, soy Víctor, el autor del libro. Mauro es el personaje con el que en principio menos empatiza la gente, pero también es el que tiene un mayor potencial de evolucionar y ser útil a la historia. Séfora ha gustado muchísimo, como bien apunta Carol. La verdad es que cuando lo creé no pensaba que fuese a gustar tanto. Pensé que el público se iba a identificar mucho mejor con Tanya o Erik. Por cierto, Alba, muchas gracias por puntuarme tan alto a nivel literario :)

    ResponderEliminar
  17. Desde luego tiene muy buena pinta, pero tendrá que esperar hasta navidad para hacerse con un huequito en mi estantería. Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  18. Sigue sin llamarme T___T. La verdad es que los ángeles no son unos seres que me llamen demasiado UxD. Además, para ángeles, demonios y tal ya tengo Supernatural (que tiene al ángel con más carisma del mundo: Castiel ;P)


    PD: ¡Friki! XD

    ResponderEliminar
  19. La verdad es que sí que me llama la novela. Me gustan los ángeles y esta novela puede ser la que me quite el mal sabor que me dejó Halo.

    ResponderEliminar
  20. @Víctor Un placer, y muchas gracias por pasarte :).
    En cuanto a lo que dices de Mauro: totalmente de acuerdo; él y Séfora son mis preferidos.

    ResponderEliminar