5 may. 2010

La camarera, Melissa Nathan



TOTAL:
Escritura:
Historia:
Personajes:
Ritmo:
Nivel de :


En mi última reseña, aparte de bailar al ritmo de una ola, hablaros de otro libro de Melissa Nathan, soplar flores y escribir en modo flash, me despedí contándoos que ya tenía en mis ansiosas manos La camarera, otro bocadito de Nathan.
Pues bien, ese bocadito no ha sido tan suculento como La niñera: me ha servido para amenizar horas de tren, pero sigo quedándome con la historia, el humor, los giros y los personajes de esa joven Jo-no-March.

–Y voy a perder mi trabajo.
Jon suspiró.
–Pero tú odias tu trabajo.
Se le descompuso el semblante.
–¡Lo sé! –y se echó a llorar de nuevo.
–Tengo que atender a los clientes.
–¡No te vayas! –dijo con un quejido mientras lo agarraba del brazo–. Quédate conmigo.
–¡Katie! –Jon se zafó de su mano–. ¿Acaso voy a El Café a no dejarte trabajar?
–No –sollozó Katie–. Cabrón.
Katie estuvo observándolo un rato mientras atendía a los clientes, hasta que Sukie llegó.
–Gracias a Dios que has venido –gritó Katie abrazándose a su cuello.
–Sólo he venido porque me lo has suplicado.
–¿Te lo he suplicado? –dijo sorprendida.
–No intentes liarme –dijo Sukie–. Me suplicaste que estuviera aquí a las diez.
–¿Ah, sí?
–Madre mía –dijo Sukie–. Estás pedo.
–¿En serio?

Katie siempre ha querido ser camarera… Mentira.
Katie siempre ha querido ser psicopedagoga… Otra vez mentira.
Katie siempre ha querido ser actriz. O escritora. O restauradora. O lo que sea.

Lo cierto es que Katie siempre ha querido ser tantas cosas que no ha sido ninguna y ha terminado por servir mesas en El Café mientras le ilumina la virgen… situación que no llega, claro.
Y así transcurren sus días: de camarera en un sencillo café londinense, con un jefe idiota, una mejor amiga que trabaja con ella mientras espera que la televisión o el teatro se den cuenta de que es la próxima estrella del firmamento, un mejor amigo que por el momento es un escritor sin novela, unos padres que no saben qué hacer con ella y una legión de ex-novios nunca serios.
Hasta que llega Dan.

Y hasta que huye de él como una perfecta boba. Y hasta que Dan vuelve a su vida del modo menos pensado. Y hasta que los malentendidos les acercan y les separan, lo justo para rozarse un poco y regalarse un par de besos de esos de Oh-Dios-Mío.


Melissa Nathan me gustó con su niñera: su ritmo pecaba de lento y sus palabras de explicativas, pero logró llevarme al huerto de las buenas historias y cerré la novela con los ojos como chiribitas.
Con La camarera, a pesar de desearlo, no ha ocurrido lo mismo, tal vez porque se trata de una obra anterior… Sea como sea: sobran palabras, sobran páginas, hay tópicos no del todo reinventados y el ritmo peca de lento-lentísimo, pues hasta casi la página 200 no empieza lo bueno y a partir de entonces la historia tampoco se pone a dar saltitos y echar cohetes. Vaya. En fin. Pues sí.
Por no mencionar las varias erratas de edición rápida (se cazan al vuelo) y la libertad con la que están dispuestas las comas a lo largo del libro.

Dicho lo cual y con Sarasate acompañando mis sentidos con furia hermosa contenida: la historia de Katie es mona, pero algo inmadura, larga y cansada; habría que agitar el libro boca abajo y dejar que cayesen por su propio peso esas páginas que están de más.
Por eso, si queréis probar y disfrutar a Nathan, buscad a la niñera, esa otra jovencita londinsense también inexperta y con un camino por trazar. No hay color (◡‿◡.).

17 comentarios :

  1. Quiero leer un libro así.
    Me dice algo que me entreteneria :)

    Bessos y buena reseña ^^. ♥

    ResponderEliminar
  2. Me suena fugazmente haber visto a La Niñera por la biblio así que cuando tenga un viaje en tren me lo agencio xDDDDD

    ResponderEliminar
  3. Ups! Prefiero cuidar niños o perros... ^^

    ResponderEliminar
  4. Bueno, para pasar un buen rato, pero antes me leería La niñera.

    ResponderEliminar
  5. Pues la Niñera antes que la Camarera xDDD
    Me parece que evolucionó entonces aunque aún le queden cosas por corregir...

    ResponderEliminar
  6. tengo curiosidad por esta autora asi que si veo alguno de sus libros me lo pillaré

    ResponderEliminar
  7. Apuntaba maneras La niñera, pero este, no sé no sé... Quizás venga después.
    ^3^
    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
  8. Te tomamos la palabra, nada de camareras. ;)

    ResponderEliminar
  9. Me llama más (tanto por la trama, como por tu reseña) La Niñera, así que cuando pueda me hago con él ^^

    Leí hace unos años Los Diarios de Nanny, espero que el de Nathan sea mucho mejor :)

    ResponderEliminar
  10. Yo también me quedo mejor con 'La niñera' ^^. Ya no solo porque la recomiendes sobre esta, que eso tira mucho XD, sino porque ya de por sí el planteamiento de la historia me llama un poco más.

    Estaría bien eso de poner los libros boca abajo, agitarlo, y que cayera lo que sobra ¿eh? XD.

    ResponderEliminar
  11. Buscaré a La Niñera, que a ese sí le tengo ganas. :P
    Por cierto, me gusta tu nuevo favicon. :)
    ¡Un beso Alba!

    ResponderEliminar
  12. Vaya, qué pena que no te haya gustado tanto como el otro..

    ResponderEliminar
  13. Es la historia de mi vida.

    ResponderEliminar
  14. mmmm, lo mismo es mejor probar este libro antes que la niñera. Porque si la niñera me deja bueeen saborcillo de boca y luego me leo éste y no...xD vayamos por niveles.

    muá

    ResponderEliminar
  15. ¡Uiiiii! Creo que me va a encantar. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  16. Para pasar el rato no suena tan mal.

    besitos :D

    ResponderEliminar