13 mar. 2010

Delibes, el Heaven Post y el perro de Lord Byron

Miguel Delibes ya lleva un día paseando por ese lugar que tanto intriga, pero al que preferimos esperar desde esta tierra que pisan nuestros pies. Y cuanto más tiempo dispongamos para ello, mejor.

Una vez epitafeó: Espero que Cristo cumpla su palabra y ella nos traiga una paz y una justicia (...)
¿Estará ahora sentado a la derecha del que una vez dijeron se sentó a la derecha de otro? ¿Verá justicia y paz al alzar la cabeza del Heaven Post? ¿Se asomará al Abismo del Mundo para leer qué escribimos estos días sobre él?

Me imagino a Delibes es un paraíso hecho de la tierra que más amaba, con olor a libros y mar de primavera, rodeado de esa paz y esa justicia por las que clamamos aquí abajo, escribiendo nuevas buenas historias en su cabeza, poniéndose al día con viejos amigos y paseando con el perro de Lord Byron, del que ese otro caballero de las letras quiso despedirse así: Aquí reposan los restos de un ser que poseyó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad y todas las virtudes de un hombre sin sus vicios.

18 comentarios :

  1. precioso Alba, simplemente precioso....

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que se ondra un poco triste al ver que el mundo no es tan bonito como él querría... aunque quizá una vista más general ayude a ver las cosas más claras.

    ResponderEliminar
  3. Resquiescat in pacem, Miguel Delibes.

    A este hombre uno lo ve y se pregunta ¿de verdad es escritor? Porque es idéntico a cualquier otro hombre mayor de cualquier pueblo o huerta española. Tanta humildad despide.

    Desde aquí esperamos que haya encontrado paz allá arriba.

    ResponderEliminar
  4. Precioso! Me da vergüenza admitir que hasta que ha muerto, no sabía nada de e´l. Tendré que leerme algo de él.

    ResponderEliminar
  5. Una entrada preciosa, he leído poco de Delibes pero me ha dado muchísima pena enterarme de la noticia.

    ResponderEliminar
  6. Menuda entrada... te ha quedado precioso Alba...

    Delibes, descansa en paz.

    ResponderEliminar
  7. Te ha quedado precioso, una despedida muy acertada y allí donde este, que descanse entre lineas.

    ResponderEliminar
  8. Preciosa despedida Alba.

    Que descanse en paz en un paraíso de letras y nubes de tinta...

    ResponderEliminar
  9. yo he leido cinco horas con mario de miguel delibes y hoy me he quedado muerta al ver que ha fallecido.
    Magnífico autor, si señor :)

    ResponderEliminar
  10. Que poético te ha quedado. No he leído mucho de Delibes, lo poco que he leído me parece demasiado escaso. Pero aún así es triste que se haya muerto. Supongo que tanto hablar mi profesor de castellano de él ha servido de algo.

    Descanse en paz. Como tu bien dices ojalá que siga creando nuevas y buenas historias

    ResponderEliminar
  11. Qué bonito Alba...

    Es una pena cuando los grandes se nos van marchando, lo bueno es que tras de sí ha dejado una huella literaria importante de la que estar orgulloso.

    ResponderEliminar
  12. Descanse en paz Miguel Delibes con el que comparto (a medias) mi procedencia.
    Y preciosa despedida, Alba. Nunca comento en el blog, pero hace tiempo que soy una fiel seguidora, a ver si me animo a comentar.

    ResponderEliminar
  13. Alba, esto que has escrito hoy es genial...

    ResponderEliminar
  14. Que bonitas palabras, para un maravilloso escritor. Donde quiera que este espero que sea feliz.

    ResponderEliminar
  15. Aquí surgió en toda su fuerza tu educación letrera. Yo, como científica de soy, sólo puedo decir que era un gran escritor :(

    ResponderEliminar
  16. Es muy bonito lo que has escrito... Ains, me da pena que se haya marchado ya un escritor como él, uno de los últimos representantes de la literatura del pasado siglo. Me gustó mucho descubrirlo en clase de Literatura en el instituto.

    Descanse en paz...

    ResponderEliminar
  17. Um, pobre Delibes, aunque ha tenido una larga vida llena de buenas obras y muchos lectores emocionados con sus libros ^^
    Que descanse en paz.

    ResponderEliminar