27 dic. 2009

Donde viven los monstruos, Maurice Sendak

Esta es una historia infantil parca en palabras, pródiga en dibujos de colores otoñales y con un mensaje tan claro que tropiezas con él en cuanto abres la ventana.
La noche que Max se puso su traje de lobo y se dedicó a hacer travesuras de una clase y de otra, su madre lo llamó “¡MONSTRUO!” y Max le contestó “¡TE VOY A COMER!”, y lo mandaron a la cama sin cenar.


Me gustan los cuentos, sobre todo aquellos que me dejan buen sabor de boca, pero de este me he despedido con un regusto amargo. 
Para empezar, en las ilustraciones los monstruos parecen los buenos, mientras que Max, el niño protagonista que supondríamos el bueno de la historia, siempre mantiene una expresión de insultante triunfo o profundo asco.
Y para rizar el rizo, Max es tan-tan-tan egoísta que no ha habido un segundo en el que me cayera bien. 
Se larga a su mundo de sueños porque no le gusta lo que oye y, como es un niño, puede. Llega a donde viven los monstruos, les toma el pelo, les utiliza, gobierna en su territorio con cuchara de palo y les castiga porque él es el rey y todo lo vale.
(Que a partir de aquí os voy a spoilear, ¡cuidao'!)  
Pero pronto se aburre porque, si reina, no hay nadie superior que le mime… Y decide volver a su habitación, donde le esperan los cuidados de sus padres y una cena calentita.
¿Y los monstruos? Allá quedan, en su isla, llorando desconsolados.
Pues vaya: Max es un niño repelente y los monstruos unos infelices que me han dado muchísima lástima. Y yo que venía con la idea preconcebida de monstruo-malo, humano-bueno... 
¿Será que no he sido capaz de leer entre líneas y me estoy perdiendo un mensaje súper-súper-importante acerca de la bondad escondida de Max? ÑA, no lo creo. 
Tal vez he ido por el camino correcto y la moraleja está en ellos, en los de la isla. 
Porque, ¿quién es el monstruo aquí? Los gigantes de cabeza de mono-león han sido etiquetados como tales sólo por su aspecto, no por su comportamiento, que no es el de las bestias letales que cabría esperar. Max es el malvado, el egoísta, el tirano, el desalmado, el que olvida, el que vuelve la espalda.
¡Vivan los monstruos, allá donde vivan!

23 comentarios :

  1. En eso estoy de acuerdo, Max es egoísta hasta decir basta, y creo que ve en Carol algo de él. Me deja con ganas de saber qué les pasa al final a los monstruos, pero... Qué se le va a hacer xDD
    Un besooo!

    ResponderEliminar
  2. >_< ¡que destripe!, vamos a ver que tan egoísta es este niño ;_;

    ResponderEliminar
  3. Uff, qué desilusión!
    Le hicieron tanta pompa últimamente a este libro que me imaginé que sería súper didáctico y con una enseñanza que me iba a emocionar. Parece que nada que ver...

    Lástima. :/

    Saludos,
    Rocío.

    ResponderEliminar
  4. A mí en cambio me pareció un cuento genial. Uno de los mejores que deja de poner pompa a la realidad y la pone tal y como es...
    ¿Nadie se identificó con los monstruos? ¿A nadie le sonó que los monstruos fueran el interior del niño?
    Es un cuento que si bien como El Principito se lee a la ligera no dice nada. Pero puedo asegurar que muestra mucho más de lo que se puede leer en esta crítica (para mí gusto).

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. @Eneri Hmmm... Ya he dicho que los monstruos son los buenos de la película, luego no hay otros con los que identificarse :)
    El regusto amargo viene por eso de no tener happy-end y de que el final sea tan TAN y el niño tan TAN-TAN-TAN...

    ResponderEliminar
  6. ¡VIVAN! ¡VIVAN! jajaja

    pues sí, la verdad es que el niño es un poco "de aquella manera", pero bueno :)

    me apetece ver la peli jeje

    Además el otro día vi un documental sobre el autor y me gustó un montón. Es un tipo peculiar, pero me gustó bastante lo que decía :)

    besitos

    ResponderEliminar
  7. T^T Qué penita entonces!!! Tengo que leerme el libro pronto y ver la película, tienen una piiiinta... aunque si va de un niño egoísta y repelente y unos pobrecitos monstruos, odiaré a Max con todas mis ganas, BOF!

    *o* By the way... látigo agitado por ahí.

    muá!

    ResponderEliminar
  8. Pues me dejas con aquella cosa porque el libro es un "clásico" :(

    ResponderEliminar
  9. ¡Vivan los monstruos, allá donde vivan!
    La reseña me ha dejado un extraño hueco en el estómago.
    Me ha encantado lo que has dicho, la sinceridad es lo más importante pero también me gustaría puntualizar que más que humano-bueno, yo siempre he unido en los cuentos infantiles al niño como el bueno, los mayores pueden ser incluso peores que un monstruo...

    ResponderEliminar
  10. mmm.. me dejas con ganas de leerlo!! intentare comprarlo!! :)

    ResponderEliminar
  11. Menudo niño repelente! Si los monstruos tienen una cara de perrito pachón que no pueden con ella.

    Pobrecillos...

    ResponderEliminar
  12. No me esperaba esto, pero lástima que Max sea tan egoísta, tirano y malvado, me caen muy pesado este tipo de personas.
    ¡PUAJ! me dan ya pena los monstruos.

    ResponderEliminar
  13. No me esperaba esto, pero lástima que Max sea tan egoísta, tirano y malvado, me caen muy pesado este tipo de personas.
    ¡PUAJ! me dan ya pena los monstruos.

    ResponderEliminar
  14. anda pues no me esperaba esto para nada.. el niño tenia pinta de res bueno.. xDD
    suerte que allí estan los monstruos para arreglar el asunto ^^

    besines chispeantes!

    ResponderEliminar
  15. Claramente, como ya nos fastididado el final ¬¬ (¿pero cómo se te ocurre?) pues puedo decir que yo creo que la moraleja está en que los niños (y los no tan niños) que lo lean se darán cuenta de que no mola vivir sin padres, a tu aire, por muy enfadao que estés con ellos. Mola más estar en casita con tu mami que te cuida como nadie, aunque tengas que aguantar sus pesadeces y ella crea que tiene poder sobre tu vida.

    Es una moraleja que a mí me sirve mucho, porque ultimamente estoy dandole vueltas a la cabeza a lo de independizarme, aunque solo tengo 19 y pájaros en la cabeza, como dice Amaral.

    En finn... besos a todo@s!

    ResponderEliminar
  16. @Tempe Ja! Es que es TAN corto que he preferido hacer una pseudo-reseña :P
    La gracia estaba en meterme con el final y con eese niño... Porque en su casa sigue siendo igual de tonto ¬¬

    ResponderEliminar
  17. Sólo te diré: Liki, Yuna y yo en el cine. Final de la película.

    ...

    Las tres llorando como magdalenas.
    ¿Por el niño? Al niño que le den. Nosotras teníamos el corazón en un puño por los monstruos. Poobre, pooobre Carol.
    Durante la película me entraron ganas varias veces de decirle al niño un par de cositas bien dichas, o de mandarle al Pequeño Ed, a ver si le vacilaba a él tanto como a los monstruitos. ¡JA!

    ResponderEliminar
  18. Pues que vivan los monstruos pues xD. Bueno espero leer el libro o ver la peli pronto para ver que tal :)

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  19. Pues,deberia de gritarle yo a mi madre un buen " Te voy a comer" a ver si me deja en paz, aunque quiza ya no tenga edad para gritar una cosas asi, hare el intento al menos xD.

    Respecto al libro, jamas lo he leido pero tengo ganas de hecharle la mano encima, las ilustraciones siempre me han gustado, tienen un "no-se-que" muy diferente.

    Y por ultimo, quiza estamops demaciado acostumbrados a eso que llamas "montruo-malo, Humano-bueno", pero en algunos casos no es mas que la simple verdad, con lo malcriados y caprichosos que se han vuelto los niños,no me cabe duda , de que algun dia caeremos en algo asi.

    Aunque no seria la primera vez, ya se ha visto a un Gaston en la bella y la bestia, al final el monstruo era el...

    Eso fue todo. Naoko esta resfriada y se marcha a descansar. te dejo abrazos porque si te dejo besos, al rato y te resfrias vos tambien xD

    ResponderEliminar
  20. Alba, TODOS los niños son tiranos, egoístas y chaqueteros, lo que ocurre es que algunos aprenden a disimularlo con una dulce sonrisa. A mis hijos hay días que les llamo "pequeños tiranitos", con todo el amor de madre y con todo el cariño.
    Las moralejas con la que pienso "guiar" a mi hijo cuando veamos la peli o tengamos el libro (espero que pronto porque tengo muchas ganas):
    Con la imaginación cada uno hace lo que le da la gana... eso mi hijo lo sabe muy bien, se lo reforzaré. FACIL.
    La familia es la que te espera cuando te vas y la que siempre está cuando vuelves... esto también lo sabe, de momento todavía somos su refugio. FACIL.
    Que se vea reflejado en esas actitudes egoístas y tiranas que tiene el protagonista tanto con su madre como con los monstruos, para aprender a vencerlas... de esto no tiene ni idea porque tiene la manía de ver lo malo en los demás, pero nunca en él. DIFICIL.

    ResponderEliminar
  21. ¡Completamente de acuerdo contigo en la reseña!
    Yo salí del cine con unas ganas tremendas de volverla a ver en la siguiente sesión ;) porque nos teníamos que ir a cenar, que si no...

    ResponderEliminar
  22. Pues al ver la peli ayer, me dio la sensación de que cambia un poquito con respecto al libro.
    De hecho, Carol parece un reflejo de Max dentro de ese mundo imaginario que se construye en su violenta rabieta.
    Desde luego, no es un cuento para niños..

    ResponderEliminar
  23. la verdad es que no sé que pensar de este cuento. se lo leí a mi hermano menor en un negocio(mientras mi mama compraba los regalos ^^) pero me dejó un tanto desconcertada, sobre todo por la publicidad que le habían hecho. De todos modos, los gráficos son hermosos y no dudaré en ir a ver la peli cuando salga :3

    besos!

    ResponderEliminar