10 abr. 2009

Off-topic: TAKEN (Venganza), 2008

¿Por qué esta vez reseño una película? Seguid leyendo a ritmo de réquiem y lo entenderéis.
Muchos vivimos en un mundo pequeño y luminoso. Pero ahí fuera existe un mundo sórdido y lleno de oscuridad en el que vive gente no tan afortunada… y las mujeres son las que peor suerte corren.

TAKEN habla de un infierno sobrecogedor que sufren millones de chicas: la trata de blancas.

La película comienza contando la maravillosa vida de Sheerah, una joven de 17 años que después de algún lloro consigue que su padre, Bryan Mills (Liam Neeson), le deje viajar a París esas vacaciones con su mejor amiga, Amanda. Un principio demasiado lento que se rompe pronto.
Sheerah y Amanda se instalan en un pisazo del mágico París, y mientras la loca de su amiga baila a todo trapo en el salón, Sheerah habla con su padre por teléfono contándole qué tal ha ido el viaje. De repente, desde la habitación en la que está, ve cómo unos hombres entran al piso y se llevan a su amiga. Aterrada, le grita a su padre que ahora vienen hacia ella… Y él, con una expresión de infinito dolor e impotencia, contesta: Van a secuestrarte.
Desde este instante hasta la última escena tendréis los ojos abiertos, el corazón encogido y el cuerpo temblando.

El personaje de Liam Neeson tendrá 96 horas para buscar a su hija por medio mundo antes de que desaparezca en una red de violencia, droga y prostitución. Una carrera trepidante en la que se tomará la justicia por su mano de una forma precisa e impresionante sin dejar títere con cabeza.

Esta es la historia de millones de hombres en el mundo: bestias que comercian con chicas jóvenes por sexo, dinero y poder; 3 máximas que gobiernan el mundo y contra las que nadie mueve un dedo.
Esta es la tragedia diaria de millones de chicas: engañadas, secuestradas, drogadas hasta la inconsciencia, prostituidas, usadas, maltratadas, asesinadas… Millones de voces inocentes convertidas en carnaza sin que nadie las salve.

Como esto es una película, Mills/Neeson, un espía retirado pero que conserva habilidades increíbles, salvará a su hija... pero las demás chicas que se encuentre por el camino no tendrán tanta suerte, ni siquiera Amanda.

Yo ya me desencanté del mundo hace tiempo, y lo que nos cuenta el film no hace otra cosa que confirmarme qué razón tengo.
La historia, contada con un ritmo trepidante y a través del increíble Liam Neeson, no dejará indiferente a nadie. Ni a los chicos, ni, sobre todo, a vosotras, las mujeres.
Cantemos a la libertad de las mujeres: NO a la violencia.

Una película dura, bien contada y muy bien hecha. Una historia terrorífica que nos recuerda que la vida no es un cuento de hadas y que millones de chicas en el mundo preferirían morir antes que vivir esta pesadilla.

6 comentarios :

  1. No te desencantes del mundo... que sabes que también hay gente que vale la pena conocer y enriquecerse...

    ResponderEliminar
  2. Encantada con esta entrada ;)
    La unión de las chicas hará la fuerza!!!

    ResponderEliminar
  3. Me encantó la película, honestamente, me hizo sentir bien, aún con el obvio final feliz, más allá de la obviedad de que el padre es espía y eso le da ventajas insólitas (pero sólo cinematográficas) para rescatar a su hija, me espeluznó por un lado la infdiferencia y perversión del poder, la corrupción del sistema que debe ampararte, la estupidez e ingenuidad de la juventud, y me satisfizo aún cuando la del personaje es una justicia brutal.
    ¿Qué merecen esas personas sino eso?
    En un país como el mío en el que la justicia es un circo y los delincuentes entran y salen todo el tiempo de la cárcel... te deja pensando.
    Un abrazo
    Gaby

    ResponderEliminar
  4. Ah, me olvidaba, las mujeres sólo educándonos, siendo independientes, seguras de nosotras mismas, fuertes, no limitadas por tradiciones y creencias irrespetuosas de nuestra esencia y humanidad... podremos lograr nuestro lugar en el mundo, y podremos poner en su lugar a los malditos que creen que somos objetos.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ahí le has dado, Gaby!!
    Supongo que esa es la baza que nos queda...
    Nunca rendirse, como dicen ;)
    Y si la justicia de tu país es un circo, no creas que la de aquí es jauja: dejé de llamarla justicia, porque no existe. Hay leyes y gente que se encarga de hacerlas cumplir, para bien o para mal. Pero justicia... nada de nada.
    Humanos...

    ResponderEliminar