15 nov. 2007

Los Goonies













Una pregunta: ¿Sois de aquellos que son capaces de ver una película una y mil veces?

Yo, según de cuál se trate, sí, y eso me ocurre con una larga lista: E.T., Los Goonies, Liberad a Willy, Víctor o Victoria, Criaturas Feroces, Algo para recordar, Tienes un e-mail, Los chicos del Coro, Sáhara, Las Vacaciones de Mr. Bean, Peter Pan (la de carne y hueso), Tú a Londres y yo a California, Grease, La Princesa Cisne (sí, sí: de pequeña era como una obsesión... ), Sabrina (con Julia Ormond y Harrison Fooooord), Piratas del Caribe, Volando Libre, Contact, La Bella y la Bestia, Mulán, El Viaje de Chihiro, Hauru’s Moving Castle, La princesa Mononoke, Bambi, El rey León, Los Aristogatos (“¡Todos quieren ser ya gato jazz!”), Anastasia, las de los Blues Brothers, Siete novias para siete hermanos, etc.

Aunque haga una semana que haya visto cualquiera de ellas, soy muy capaz de tirarme mis buenas dos horas en el sofá devorándolas otra vez. Volveré a reír, a emocionarme... Ya sea por la historia, por la música: todo vale. Esa es la magia de las buenas obras (se admiten muchos más títulos, pero de momento me he quedado en blanco).

Y por eso estamos aquí hoy: esta vez hablaremos de uno de los grandes trabajos en los que participó el señor Spielberg: Los Goonies, una de las películas de culto de los años 80 y un gran clásico de aventuras.


¿Os suena? ¿La habéis visto? ¿Cuántas veces? Yo ya he perdido la cuenta, no tengo dedos suficientes en todo el cuerpo para contar. De hecho, aquí está, encima de mi mesa, lista para que le den al play de nuevo: una cinta VHS muy usada y que amenaza con rayarse del todo.

Los Goonies (1985): una película de Richard Donner, historia de Steven Spielberg, guión de Chris Columbus y música de Dave Grusin (la banda sonora de la película es muy emocionante y en ‘Sloth theme’ encontraréis aires andaluces).

Narra la gran aventura de una pandilla de jóvenes algo peculiares. Viven en un barrio de un pueblecito costero estadounidense y están a punto de perder sus casas a manos del típico rico despreciable que pretende convertir el lugar en un campo de golf.

Nadie tiene dinero para salvar sus hogares, pero los Goonies (así se llama la pandilla de amigos) encuentran un mapa de un tesoro que el legendario pirata Willy ‘El Tuerto’ escondió en los acantilados... Y al final, terminan metidos en la boca del lobo en busca de ese tesoro y perseguidos por una familia de gángsteres.

La cosa no queda ahí: se internan bajo tierra, tienen que sortear las trampas del pirata, se topan con algún que otro cadáver, varias veces están a punto de morir aplastados por rocas inmensas o atravesados por afiladas cuchillas, etc.

Hablemos de los personajes. El grupo de los Goonies lo forman los hermanos Walsh (el mayor, Brand, típico guaperas de instituto; y Mikey, que hace de Sam en El Señor de los Anillos, algo más crecidito, claro), Bocazas (adivinad por qué), Data (y sus “tuampas”), Gordi, Stef (me encantan sus gafas) y Andy, la animadora. La verdad es que los diálogos son muy, muy divertidos (¡felicidades a Spielberg y Columbus!). Y además de ellos, tenemos a Sloth, los Fratelli...

En el DVD se incluyen algunas escenas eliminadas. Una de ellas, la del ataque de un pulpo gigante y bastante asqueroso, es imprescindible para entender un comentario que hace Data al final de la película. Un gazapo bien grande, porque sin saber lo del pulpo te quedas diciendo “¿Ein? ¿Soy tonta o me he perdido algo?” (y no, no lo soy; gracias a dios, ¡todo tenía una explicación!). Podéis ver 3 escenas eliminadas en Youtube.


Sería capaz de hablaros durante líneas y líneas, pero acabaríais como la mamma de los Fratelli, así que termino aquí, no sin antes contaros algunas curiosidades acerca del film.

Atención: el padre de los hermanos Walsh fue después el guionista de Liberad a Willy; cuando los Goonies salen de las cuevas al final de la película y llegan a la playa, uno de los policías que aparecen es Richard Donner; Data trabajó en Indiana Jones; el actor que interpreta a Sloth fue jugador de la NFL; el mapa original de la película se lo quedó el actor que encarna a Mikey, pero su madre lo tiró a la basura pensando que era un papel viejo (pobre ^O^)...

Ya me callo, que otras 3 curiosidades que pensaba contaros son demasiado tristes.

Espero que veáis pronto Los Goonies, merece muchísimo la pena. ¡Nos leemos!


Links de trailers:
http://www.youtube.com/watch?v=pWgc8Ute2tU
http://scryscript.wordpress.com/2007/08/31/los-goonies/ http://www.youtube.com/watch?v=M4-qZrjmy8U



1 comentario :

  1. Que recuerdos con esa película. Al igual que tu e perdido ya la cuenta de las veces que la e visto y aun así no me canso de verla y de descubrir alguna cosilla "nueva". Para mi es una de las películas de aventuras por excelencia y puro cine.

    ResponderEliminar